¡¡HOLA, SOY ELORA!!

¡Hola a todos! ¡Bienvenidos a mis desvaríos virtuales! Mi nombre en este mundillo de la blogosfera es Elora Dannan (sí, “Willow” me marcó de por vida), y sólo soy una más, una soñadora más que busca ser mamá a pesar de que la infertilidad se lo pone realmente complicado cada día.

Soy una chica de veintitantos, felizmente casada, dueña de tres preciosos perros y una gata adorable, amante de la lectura y el Heavy Metal y deseosa de formar una familia con el hombre de mi vida.

¿Por dónde empezar? Si me lo permitís, os resumiré muy brevemente mi historia, que no es nada fuera del otro mundo, ya lo veréis!

He tenido la suerte de conocer al amor de mi vida cuando apenas era una cría ingenua y soñadora que pensaba que todas las historias se merecían por derecho un final feliz. Rubio es para mí mi bote salvavidas, el que me permite soñar, el que se cae y se levanta conmigo, el que siempre tiene en su cara una sonrisa de “Todo saldrá bien”. Rubio no necesita llenar el silencio con tontas palabras o frases de ánimo que no aportarían nada en un momento de llorera. Rubio me abraza y se queda callado junto a mí, reconfortándome con un abrazo de esos que parece que me vuelve a juntar las partes destrozadas de mi corazón.

Siempre quisimos tener niños y, además, los dos estábamos de acuerdo en tenerlos pronto, de jovencitos, para poder disfrutar de nuestros peques mucho más tiempo. Empezamos la búsqueda de nuestro bebé como otras tantas parejas, llenos de ilusión, de esperanzas y de muchas ganas de ser papás. El primer negativo no fue doloroso. Como tampoco lo fue el segundo, el tercero o el cuarto. Pero el décimo segundo fue todo un mazazo. Doce meses de búsqueda. Doce meses de esperanzas perdidas. Doce meses de dolor en los cuales se anunciaban a nuestro alrededor continuos e inesperados embarazos.

Después de aquello, mi doctor quiso probar suerte con Omifin, un inductor de la ovulación que se utiliza en algunos casos para resolver la infertilidad por insuficiencia ovárica. Lo intentamos durante cinco ciclos. Cinco meses de esperanzas que no se cumplieron. Cinco meses de negativos e ilusiones frustradas. Negativo. Negativo. Negativo. Negativo. Negativo. Cada vez dolían más. Y comenzaron las pruebas, los diagnósticos, para saber qué estaba ocurriendo.

Y resultó que yo soy un cúmulo de desajustes hormonales que forman un verdadero huracán en mi cuerpo: sobrepeso, ovarios poliquísticos, FSH un pelín elevada, ciclos irregulares y anovulatorios, amenorrea, etc.

Mis ciclos cada vez eran peores. Tenía suerte si veía la regla cada dos o tres meses. Mi única solución era provocarla con Utrogestan cuando mi cuerpo pedía a gritos quitarse de encima la hinchazón y el malestar acumulado. Así era imposible. Por mucho que lo intentábamos, cada mes veíamos un negativo.

Dolía. Dolía muchísimo. Porque las personas nos merecemos lo que soñamos, ¿verdad? Al menos, eso pensaba yo.

Cuando comenzamos la búsqueda de nuestro bebé, tonta de mí creí que lo conseguiríamos relativamente rápido. Qué engañada estaba. Qué estúpidamente ingenua fui.

Después de todo este tiempo, he aprendido que la infertilidad no es cosa de la edad. La infertilidad no distingue esas cosas. Es más, le importa una auténtica mierda. Te toca y punto, es una lotería, un juego de azar. Pero también he aprendido debido a ella que soy más fuerte de lo que pensaba. Voy a cumplir mi sueño y el de Rubio sea como sea, no vamos a parar. A veces hay que pasar por lo peor para conseguir lo mejor, ¿verdad?

¿Dónde nos encontramos ahora? A las puertas de nuestro primer tratamiento de reproducción asistida. Estamos un poco nerviosillos, pero también ilusionados y volvemos a recuperar la esperanza. En algún momento las cosas tienen que salir bien, ¿no?

Sé que no tengo muchos motivos para quejarme, apenas llevamos tiempo metidos en este mundillo y no nos hemos llevado continuos batacazos con los tratamientos, pero con este blog sólo busco desahogarme y sentirme mejor soltando todo lo que llevo dentro.

Rubio, ten fe, tarde o temprano venceremos. Gracias por cada día que me das a tu lado.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s