MONTAÑA RUSA

Imagen

El mundo de la infertilidad es como una montaña rusa, alocada y traicionera. Unas veces estás arriba, otras abajo, otras das vueltas sin saber hacia dónde ir. Unas veces crees que te comes el mundo, que todo va a salir bien, porque a las personas buenas les pasan cosas buenas, ¿verdad? Otras, en cambio, lo ves todo negro. Todo parece tan lejano, ese sueño de ser mamá se está resistiendo más de lo que habrías imaginado y no sabes cuánto tiempo más vas a aguantar poniendo una sonrisa en la cara cuando te estás derrumbando por dentro.

Rubio, en cambio, es una persona vital, optimista, positiva, que te arrolla con su alegría, por muy grande que sea mi llorera. Somos dos polos opuestos, totalmente contrarios, sin apenas gustos en común. A mí me gusta blanco, a él negro. Pero hay un matiz en el que ambos coincidimos: en que nos queremos, y aunque nunca nos pongamos de acuerdo para ir a ver una película al cine, el amor que nos tenemos y el deseo de ser papás hace que todo lo demás sea meramente secundario.

Cuando me casé con Rubio, sabía desde el primer momento que lo conocí que él era el hombre de mi vida, y con el paso de los años, me morí de ganas por hacerlo papá. Ambos pensamos que todo sería mucho más fácil, tan fácil como había ocurrido con nuestro círculo de amigos. Un par de meses aplicándonos en los días fértiles, una falta cuando debería aparecer la indeseable, un test de embarazo positivo, un anuncio a la familia, todo el mundo feliz y contento y empezar a comprar cositas para el nuevo miembro de la familia.

No fue así.

Los meses comenzaron a pasar y nuestro bebé no venía. El mazazo fue peor cuando unos conocidos, que se casaron una semana después que nosotros, nos anunciaron su embarazo. El primer mes que lo intentaron, lo consiguieron. Así de fácil. Sin complicaciones. Sin lloreras. Sin pajas mentales. “¿Y yo por qué no?”, me preguntaba a mí misma continuamente.

Los embarazos en nuestro círculo de amigos/conocidos/vecinos eran continuos. Claro que nos alegrábamos por ellos, pero no dejábamos de sentir una pena inmensa cada mes que no lo conseguíamos. Veía la tristeza de Rubio en sus ojos y eso me destrozaba por dentro. Rubio no quería verme triste, le dolía profundamente cada lágrima que surcaba mis mejillas como si fueran suyas. Rubio quería aparentar ser fuerte, pero no lo era.

Llega un momento en todo camino de la infertilidad en el que tus amigos/conocidos/vecinos comienzan a hacerte preguntas. Preguntas indiscretas, preguntas para las que tienes que estar entrenada. Poner buena cara, sonreír, fingir que no le das importancia y cambiar de tema. Así lo hacía yo. Y lo hago. “¿Vosotros para cuándo?”. “¿No pensáis hacer abuelos a vuestros padres?”. “Ya os habéis casado, ¿cuándo pensáis tener niños?”. “Fulanito y Fulanita acaban de tener un bebé, ¿y vosotros qué?”. Oiga señora, a mí lo que hagan Fulanito y Fulanita me la trae floja, qué quiere que le diga! No sabía que al casarme estaba obligada a tener niños ya!

También he conocido a gente que tiene el tacto en el mismísimo culo. Gente que tiene la empatía de un cactus. “Estás obsesionada, por eso no te quedas”. “Relájate, ya verás que cuando te relajes te quedas embarazada”. “¿De verdad es tan importante ser madre?”. “Los tratamientos de fertilidad no siempre funcionan”. “No quiero que me pase lo que a ti”. A mí tampoco me gusta lo que me pasa, no te jode! Pero aquí estoy, poniéndote buena cara cuando en realidad me apetece mandarte a un sitio que yo me sé.

De mi círculo de amigas más íntimas, muy pocas saben que estamos en esta búsqueda, y no todas tienen la sensibilidad y el tacto que yo me esperaba de ellas. El mundo de la infertilidad no deja de darme sorpresas! (nótese la ironía)

Mañana, Rubio y yo tenemos nuestra siguiente consulta en Fertilidad. Nos han recomendado una IA, y la verdad es que estamos deseando empezar. Aunque nuestra intención es llevarlo todo por la SS, hemos visitado una clínica privada con la que hemos quedado encantados. Mañana decidiremos que camino tomar…

Tic tac tic tac… Es momento de tomar decisiones!

Deseadnos suerte!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Caóticos pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s