UNA TREGUA EN EL CAMINO

Imagen

Sonríe. Sonríe porque ningún problema tiene derecho a robarte la sonrisa. Y, si sonríes, parece que todo es más bonito a tu alrededor.

Cuando Rubio y yo descubrimos en primera persona el significado de la palabra Infertilidad, yo dejé de sonreír. Nada a mi alrededor parecía merecerse que yo sonriera, nada era suficiente para que yo me molestase en fingir un esbozo de sonrisa. Con el tiempo aprendí que mi tristeza no me ayudaría, que ella no me sacaría del pozo en el que me encontraba. Yo me encontraba allí abajo, en el fondo de aquel agujero oscuro y no conseguía ver la luz que me indicase la salida. Y cuando caes tan abajo, sólo puedes subir. Y yo subí. Salí de aquel agujero triste y amargado y sonreí.

“Estoy viva, ¡qué coño!”, pensé. No es el fin del mundo. Tengo un marido increíble, una familia genial que me apoya en cada una de mis decisiones y amigos de los de verdad (pocos), de esos que entran en mi casa y abren la nevera para zamparse cualquier cosa que les gusta. De esos amigos que se transforman en familia, que están en las buenas y en las malas, que soportan incansablemente mis continuas pajas mentales.

He de reconocer que hasta que llegué a esa conclusión, mis días eran un tormento. Sólo veía carritos de bebé y embarazadas por todas partes. Mis vecinas se preñaban con pasmosa facilidad, cada vez que me encontraba con una conocida por la calle me anunciaba su embarazo y algunas amigas fueron mamás. Y a mí se me encogía el corazón al ver que todas lo conseguían menos yo. “¿Por qué tiene que ser tan difícil para mí?”, me preguntaba entre lágrimas. “¿Qué tengo yo de diferente a las demás?” le preguntaba a Rubio cuando la tristeza más absoluta se imponía sobre mí.

Rubio nunca sabía qué contestar. Él se quedaba quieto junto a mí, me abrazaba con fuerza y me susurraba al oído: “Tranquila. Todo va a salir bien”. Yo no le creía y me enfadaba con él porque parecía que sólo yo lo estaba pasando mal, que por el único motivo de expresar mis sentimientos sufría más que él. Y Rubio soportaba mis rabietas y mis berrinches, abrazándome en silencio y dándome un beso tierno en la frente (es lo que tiene ser bajita y él un metro ochenta de pura dulzura convertida en hombre).

Lo he pasado mal y sé que todavía queda mucho camino que recorrer, pero hoy quiero sonreír. Qué leches, me lo merezco!

Esta mañana he recogido mis analíticas hormonales, esas a las que le tenía tanto miedo. En la anterior, mi FSH estaba bastante elevada, tanto que la ginecóloga de la S.S. me comentó que aquello no tenía muy buena pinta y que la IA quedaría probablemente descartada por no poder estimular mis ovarios con éxito. Como ya os comenté en anteriores entradas, la FSH es una hormona que juega un papel fundamental en la maduración de los folículos (cada folículo contiene a su vez un óvulo, que será liberado durante la ovulación). Los niveles de FSH indican el estado y el funcionamiento de los ovarios y si estos niveles están elevados corresponden a una insuficiencia ovárica, que es lo que me habían diagnosticado a mí en la última analítica hormonal que me hice. Y aquello me sentó como una jarra de agua fría. Mis óvulos eran de mala calidad y sabía que un embarazo de forma natural quedaba prácticamente descartado. Aunque aquello no fue lo que me preocupó especialmente; lo que más me inquietaba era pensar que tal vez no todos los tratamientos de reproducción asistida funcionarían en mí por esa elevación en los resultados.

Mi FSH se encontraba en 12.6 mUl/ml, cuando el límite en la fase folicular (antes de la ovulación) es de 10 mUl/ml. Desde aquellos resultados, me hablaron de insuficiencia ovárica, fallo ovárico precoz e incluso una posible menopausia precoz. Vamos, todo facilidades para quedarme embarazada (nótese la ironía).

Hace unas semanas, volví a repetírmelos para asegurarnos de que los resultados eran los correctos. Yo quería estar segura completamente de que ese era mi diagnóstico. Hoy fui a recogerlos y abrí el sobre con miedo. Extendí el papel y me preparé para lo peor, algo que suelo hacer muy a menudo para prepararme en caso de que el resultado no sea el esperado. Estaba mentalizada para encontrarme un resultado horroroso, incluso más elevado que la vez anterior.

Actualmente mi FSH se encuentra en 8.6. No me lo puedo creer. Ha bajado muchísimo en comparación con la vez anterior. Lo único que he hecho de diferente ha sido cuidarme más haciendo ejercicio diario y controlando mi alimentación. ¿Puede ser eso el causante de que los niveles hayan disminuído? Si es así, que sean bienvenidos a mi vida el deporte y la comida sana!!

Cuando Rubio entró por la puerta, le conté lo de los análisis y sonrió de oreja a oreja con esa sonrisa suya tan bonita y pura. Avanzó rápidamente hacia mí y me plantó un beso en los labios que casi me da vueltas el sentido, jajaja “Te lo dije, las cosas van a salir bien”, me dijo con convicción.

No sé qué es lo que nos deparará el futuro en el mundo de la Infertilidad pero hoy sólo me apetece sonreír.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Cosas de la infertilidad

3 Respuestas a “UNA TREGUA EN EL CAMINO

  1. deseandosermama

    Me alegro un montón por las buenas noticias. Una duda que tengo. Eso de FSH te lo suelen medir cuando haces el analisis preconcepcional? Tiene que ver con la tiroides? Yo es que para esas cosas soy nula. Quiero decir: como sabe una que tiene el FSH bajo o alto? Bueno, por si lo sabes eh. Curiosidades de una. Ay… otra vez me vino la regla… Pues eso, un besote y sigue contandonos tus novedades. Te leo todos los dias jeje. Me encanta tu blog.

    Me gusta

    • Hola deseandosermamá! La FSH te la miden en un análisis hormonal y, que yo sepa, no tiene nada que ver con la tiroides. La FSH es una hormona que informa sobre la calidad de tus óvulos y yo la tenía bastante elevada, así que me diagnosticaron una insufiencia ovárica e incluso me comentaron la posibilidad de sufrir fallo ovárico prematuro (por aquello de mis reglas, que son un auténtico desastre). La primera analítica hormonal que me hice se la pedí a mi médico de cabecera porque sospechaba que algo me estaba pasando, y las siguientes me las socilitaron en las consultas de esterilidad de la S.S y en la clínica privada. Si tus ciclos son regulares no deberías tener problemas en cuanto a la FSH 🙂
      Siento que te haya venido la rojita indeseable, pero piensa que estás un mes más cerca de conseguir tu sueño 🙂
      Gracias por leerme, para mí es toda una alegría saber que hay que disfruta con mi blog!
      Mil besos!!!

      Me gusta

      • deseandosermama

        Uy qué desastre soy… sólo ahora he visto todas tus respuestas a mis comentarios. Es que en el email casi nunca entro. Pues muchas gracias por tu respuesta, a ver qué tal en junio, que supuestamente estoy en mi semana fértil. Y ya sabes, es un gustazo leerte y seguir tus progresos. Un besito.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s