COSAS DE SOPERAS (II)

El SOP tiene innumerables y molestos síntomas, todos ellos tan odiosos e irritantes que lo único que te apetece es dejar de depilarte y abrazar al Sijismo (una religión en la que está prohibida cortarse el pelo del cuerpo) y mandar todo al mismísimo cuerno!! Jajaja

En mi ránking de síntomas fastidiosos y engorrosos, hay tres que destacan sobre todos los demás:

1. Infertilidad.

2. Hirsutismo.

3. Sobrepeso.

Antes de dejar la píldora, yo era una chica delgadita que entraba sin esfuerzo alguno en una talla 34/36 del gigante textil de Amancio Ortega, la archiconocida Inditex. Muy bien, hasta ahí todo bonito, fácil y el camino cubierto de pétalos de rosa. El verdadero problema surgió cuando consideré que mi cuerpo se había expuesto a ese tipo de hormonación durante demasiado tiempo, así que tomé la decisión de dejar la píldora definitivamente y permitirle a mi hormonado cuerpo un descanso más que merecido después de tantos años. Y, entonces, oh, ¡sorpresa! empecé a engordar de un modo bestial. Apenas me reconocía cada vez que me miraba al espejo. Ponerme unos vaqueros suponía una lucha encarnizada y agotadora hasta que conseguía finalmente subirme la cremallera y abrocharme el dichoso botón de las narices.

Imagen

Y descubrí ese maldito calificativo antes desconocido para mí. GORDA.

Ser gorda es una lucha casi continua por demostrar lo que vales, que eres algo más, que eres tan bonita como las chicas delgadas y de cuerpo exuberante que pululan por el mundo orgullosas de su talla minúscula. Y aquí estoy. Gorda pero feliz. Sin embargo, parece ser que las personas de mi alrededor, la sociedad en conjunto, no está de acuerdo con esa afirmación. No puedes ser feliz si eres gorda. No señor. Felices son las chicas monas de talla 34 y cuerpo que quita el hipo. Tú, gorda ignorante, no puedes ser feliz con tu gordura. Es impensable. ¿Cómo poder serlo con todos esos kilos de más que te sobran? Vamos, apártate y escóndete, y deja que las delgadas de cintura fina vivan su felicidad en paz.

Imagen

Cuando dejé la píldora, empecé a engordar gradualmente. Mes tras mes, la báscula aumentaba sus cifras para mi desesperación. No comprendía qué es lo que me estaba ocurriendo, ¡ignorante de mí! Al principio, no eran más que unos kilos de más, hasta que me fui transformando en una chica evidentemente gordita, pero la gente todavía no se había fijado tanto en mí como para permitirse opinar sobre mi cuerpo. Pero cuando engordé considerablemente y resultaba más que evidente que me había puesto enorme, pasé a ser una gorda oficial para todo el mundo. “Está anchota” “Está fuerte” “Está rellenita”. Y es entonces cuando empiezan a auto compadecerse de ti, porque llamarte gorda a la espalda o a la cara no está bien visto y buscan arreglarlo de otra forma. “Pero es simpática”. “Pero de cara es guapa”. “Pero es divertida”. “Pero a ella le da igual”. PERO. PERO. PERO. PERO.

Controlar mi peso, hacer ejercicio, intentar entrar en unos pantalones de Stradivarius sin reventarlos, encontrar una camiseta que no me marcase la barriga o un vestido que no me hiciese parecer una mesa camilla eran cosas de mi día a día. Pero a mí no me importaba. No me importaba haber pasado a una talla 38/40 o descubrir que las camisetas de tirantes ya no eran para mí. No me importaba saber que la ropa ceñida me sentaba como una patada en el culo o que ya no podría disfrutar de la comodidad que me otorgaban una mallas elásticas. No, todo eso ya no era para mí. Pero no me importaba. Y cuanto menos me importaba a mí, más parecía importarle a los demás. Parecía que todo el mundo quería recordarme que yo antes era una chica delgada y no una gordita sin complejos. “Qué guapa estabas antes”. “Bufff, cuánto has engordado, ¿no?”. “Deberías adelgazar”. “¿Comes mucha bollería o qué?”.

Imagen

Y por si aquello no fuera suficiente para alimentar los cotilleos de mi alrededor, la chica gordita se enamoró de un chico alto, delgado y, qué demonios, terriblemente guapo de sonrisa increíble y traviesa. Y el chico se enamoró de la gorda, algo totalmente impensable para los demás. Y yo ya me estaba imaginando los comentarios de la gente al respecto: “Pero si él no está gordo, ¿cómo puede gustarle ella?”. “¿Qué le habrá visto a esa chica?”. “No me pegan juntos, hacen mala pareja”. “Ella no encaja con él”.

Pero ella, la chica gorda, se pasaba aquellos comentarios por el auténtico forro. Porque si antes ya no le preocupaba su comentado peso, después de conocerle a él, después de que Rubio llegase a mi vida, ser gorda pasó a un segundo plano. Rubio veía más allá de un cuerpo con unos kilos de más. Él miraba dentro de mí, completaba mi alma, formaba parte de mi ser.

El SOP ha traído muchas cosas indeseadas a mi vida, pero el sobrepeso no ha cambiado mi forma de ser en absoluto. Tengo la misma seguridad, la misma gracia y la misma independencia que antes. Sí, me sobran unos cuantos kilos y estoy gordita, pero soy feliz. Feliz conmigo misma, feliz con cada pequeño momento que se convierte en especial en mi vida, feliz… Ante todo, soy feliz.

Antes, me preocupaba aumentar de peso o que la ropa no me sentase bien. Hoy en día, me siento libre. He descubierto que tengo curvas y un pecho generoso en el que lucir escotes en verano, algo totalmente desconocido para mí cuando no era más que un espagueti con patas. Soy feliz con lo que soy, acepto mi nueva yo. Existe otra ropa que me sienta fenomenal sin la necesidad de ir embutida en unos pantalones vaqueros que apenas me dejaban respirar.

Desde que me encuentro en este recién conocido mundo de la Infertilidad, he aprendido a apreciar el valor de las pequeñas cosas y a ser feliz con lo que tengo y con lo que soy. No voy a amargarme por no encajar con el canon de belleza establecido ni voy a auto compadecerme porque me sobren unos cuantos kilos.

Amarte a ti misma es el principio de una existencia feliz, independiente y plena, sin depender de la autorización ni halagos de los demás. Vuestros cánones de belleza me los meriendo yo acompañados de una buena tostada bañada en Nocilla.

Firmado: Una SOPera gordita y orgullosa.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos

4 Respuestas a “COSAS DE SOPERAS (II)

  1. Hola, acabo de descubrir tu blog, me encantan los dibujitos que pones!! Yo también era SOP, o soy SOP o era OP o ya no sé ni lo que soy!!jaja pero durante un tiempo si fue SOP, aunque era delgadita y no tenía los sintomas tipicos, era una sop rara.. ahora no saben por qué no nos quedamos simplemente.
    Me encanta tu filosofia de vida, lo que nos ha aportado a las infertiles todo esto y es el valorar las pequeñas cosas y vivir el día a día.
    Me quedo por aqui 😉

    AH,por cierto! sobretodo me encanta tu cabecera del blog! preciosa!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola María! 🙂 Muchísimas gracias por tus palabras, así da gusto abrir este blog cada día!
      Yo descubrí el mundo del SOP hace relativamente poco; antes, siendo delgadita, ya tenía OP pero al engordar evolucioné en una Super SOPera, que es un pelín más engorroso y da un poquito más la lata…
      Siempre intento sacar algo bueno de lo todo que me pasa (aunque no siempre se pueda), y desde que entré en este mundo de la infertilidad valoro más las pequeñas cosas y los detalles del día a día, los problemas del trabajo pasan a un segundo plano y aprecio muchísimo más a toda aquella persona que se preocupa de verdad por mí.
      Las infértiles estamos hechas de otra pasta, ¿verdad? Somos fuertes y luchadoras, y antes o después lo conseguiremos, estoy segura de ello!
      Un beso grandote!

      Me gusta

  2. marilia

    Hola!he descubierto tu blog y me está gustando mucho. La verdad es que tengo sop y muchísima fortuna porque conseguí quedarme embarazada de forma natural en poco tiempo cuando médicos y ginecólogos daban por sentado que necesitaría tratamiento,te deseo toda la suerte en tu búsqueda, tengo una amiga cercana que está inmersa en inseminaciones artificiales por un sol parecido al tuyo,porque es delgadita,y leerte me sirve para aventurar cómo deben de ir sus sentimientos porque debe ser durísimo ese proceso,es cómo yo le digo,hazte idea que tu embarazo será más largo de lo normal, pero llegará..sólo una reflexión, me ha alarmado un poco que te taches(aunque con todo el humor) de gorda o gordita con u a 38/40…yo estoy 44/46,cómo la mayoría de mujeres con sop que conozco y era una 40/42..por lo tanto seriamos obesas mórbidas y no es el caso..tengo un sobrepeso de 8 a 10 kg..segúnsegún índice de masa corporal pero la resistencia a la insulina nos impide adelgazar a pesar del ejercicio y la dieta sana.

    Me gusta

    • Hola guapa! Ante todo, gracias por tomarte la molestia de pararte a leer mi mundillo virtual, es toda una alegría para mí!! 🙂
      Me parece un detallazo por tu parte que intentes saber cómo se siente tu amiga sometida a tratamientos de reproducción asistida, si ese mismo detalle lo tuviera mucha más gente habría mucha más comprensión a nuestro alrededor. Yo me he sentido muy sola a veces, aislada e incomprendida y habría agradecido que alguien intentase ponerse en mi lugar y no me diese consejos típicos que no me ayudaban para nada… Es un proceso muy duro y necesitamos mucho apoyo, así que bien por ti!! 🙂
      Sé que puedo parecer un poco exagerada con el tema de mi peso, pero soy una mujer bajita y los kilos de más se me notan enseguida; es más, físicamente estoy rellenita. Yo antes usaba una 32/34 y ahora necesito una 38/40 y el cambio ha sido brutal porque yo era muy delgadita y me ha costado adaptarme a mi nuevo yo. He conseguido adelgazar casi 7 kilos, pero todavía me quedan 6 más para poder estar en un peso más o menos ideal y dejar la palabra “sobrepeso” atrás.
      De todas formas no me obsesiono, esto es lo que soy y a quien no le guste que le eche azúcar 🙂
      Gracias por pasarte por mi blog y vuelve siempre que quieras, espero poder escribir algún día que todo este esfuerzo mereció la pena 🙂

      Un besazo!!! Muuuuuuuuak!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s