ALGO INESPERADO (II)

Finalmente, las predicciones de mi gine se cumplieron y, tal y como me había afirmado, la de Rojo hizo su aparición esa misma noche. A la mañana siguiente, llamé a la clínica para contarles que el Utrogestan había hecho su función, ¡por fin! Me dieron cita unos días después para realizarme una ecografía y darme las pautas para comenzar a pincharme Fostipur.

Aquella mañana amenazaba lluviosa. El cielo, en un tono gris plomizo, parecía advertirme de los acontecimientos. Un grupo de nubes oscuras avanzaba lenta y pausadamente sobre mi cabeza mientras me dirigía a la estación para coger el tren. Ya de camino, comenzó a llover. Al principio no era más que una lluvia fina y molesta fácilmente ignorada con la ayuda de un paraguas, pero más tarde se transformó en algo tan intenso y descomunal que llegó a paralizar el movimiento de la ciudad. Todos corríamos espantados con nuestros paraguas a cobijarnos bajo algún edificio o parada de autobús, apiñados y prácticamente sin espacio para nadie más. Para cuando llegué a la clínica, estaba empapada. No puedo explicar porqué, pero tenía un nudo en la garganta casi imposible de tragar, tenía la horrible sensación de que nuestros planes se verían modificados una vez más. Ya os había dicho que soy medio bruja, ¿verdad? Porque no me equivoqué.

Mientras el doctor me realizaba la ecografía, encontró el folículo persistente del que me había hablado mi gine en su consulta hacía unos días. Puso mala cara y soltó un “Uy!” por lo bajo que me hizo temblar hasta los huesos. Escuché cómo le decía a la enfermera “quince” mientras hacía unas mediciones y, después de mirar y requetemirar la pantallita, me dijo que podía vestirme. Cuando regresé junto a él, comenzó a explicarme que con ese quiste tan inoportuno, no podía empezar a pincharme. “Todavía no es el momento, no podemos arriesgarnos” me dijo con franqueza. “Dejaremos pasar todo el fin de semana y veremos qué tal estás el lunes. Dependiendo del resultado, decidiremos qué hacer”.

He de reconocer que salí de la consulta muy desanimada. Otra piedra en el camino. Otra pausa más. Otro aplazamiento. Esto parece no acabar jamás, pensé. El tiempo es muy caprichoso durante los procesos de reproducción asistida y se transforma en un cruel dictador lento y pausado, otorgándole más horas a cada día, ralentizándolo todo a tu alrededor.

Imagen

Ha sido un fin de semana muy entretenido rodeada de amigos y familia y, pese a ello, el fantasma de la duda y el miedo no me ha abandonado en ningún momento. He intentado no pensar demasiado en el tema pero en mis momentos de soledad, en los minutos previos a quedarme dormida en la cama, inevitablemente ha venido a mi cabeza la idea de que no habrá ningún cambio, de que ese quiste molesto e inoportuno continuará riéndose de mí en la próxima ecografía de mañana. Supongo que si mis vaticinios se cumplen (y se cumplirán, en serio, creo que podría vivir de mi don de profetizar contratiempos), me recetarán la píldora anticonceptiva durante un mes para que el quiste desaparezca del todo y así poder empezar sin ningún tipo de lastre.

He de reconocer que no me preocupa demasiado que nuestros planes se detengan durante todo un mes. Una vez que te has acostumbrado a esperar y has desarrollado una inexplicable paciencia que antes no tenías, treinta días no son nada. ¿Qué son treinta días comparados con todo lo que ya has esperado? ¿Con todo lo que has pasado? Nada, absolutamente nada.

Tan sólo espero que mi paciencia recién descubierta no me la juegue y me permita esperar sin darle demasiadas vueltas al tema. Sé que en algún momento podremos empezar y será entonces cuando sienta que todo este camino va hacia alguna parte.

Mañana vuelvo a la clínica y espero tener buenas noticias!

Mi Canica, no puedes imaginarte las ganas que tengo de que aparezcas por fin!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de la infertilidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s