BETAESPERANDO

Ahora comprendo porqué una betaespera es tan dura. Todo el proceso de la IA avanzó rapidísimo entre controles ecográficos, dosis de medicación, pinchazos, etc, y apenas tenía tiempo para pensar qué pasaría después. Pero ahora es diferente. La betaespera es diferente. Son quince días de incertidumbre en los que no sabes qué va a pasar. Quince días en los que puedes convertirte en la mujer más afortunada del mundo o simplemente rozar tu sueño con las yemas de los dedos. Quince días que transcurren lentos, monótonos, lo suficiente como para que me dé tiempo a pensar en cosas no tan positivas. Y, aunque estoy muy tranquila, no puedo evitar ponerme nerviosa a ratos.

En la betaespera son muchas ideas las que pasan por tu cabeza. ¿Qué pasará? ¿Saldrá bien o no? ¿Tendré que seguir intentándolo? ¿Tendré que continuar siendo fuerte? ¿Llegaré a la beta o me bajará la regla antes? ¿Cómo asimilaré esta vez un negativo? Porque no nos engañemos, este negativo no tendría nada que ver con los anteriores. No, nada que ver. Los anteriores desaparecerán de un plumazo si mi beta resulta ser negativa. Esta vez estamos hablando de palabras mayores: estamos hablando de un tratamiento de reproducción asistida, no de varios encuentros amorosos en mi cama con mi marido. Aquí entra en juego una ilusión desmedida, una esperanza arrolladora, un miedo voraz y, además, un gasto económico a tener en cuenta. Este negativo sería diferente a los demás. Sería más doloroso, más amargo, más… devastador. Sería la culminación del desastre, una infértil entre las infértiles.

Detesto ser infértil, pero es lo que me ha tocado ser. Podría haber sido una violinista experimentada que deja con la boca abierta a quien la escucha interpretar, pero no ha sido así. Me ha tocado no poder ser madre. Me ha tocado luchar para poder tener un bebé. Me ha tocado vivir con la infertilidad.

Vivir con la infertilidad es no saber si algún día se cumplirá tu sueño. Es ver cómo todo el mundo a tu alrededor tiene hijos y tú continuas esperando, deseando que esta pesadilla se acabe de una vez. Vivir con la infertilidad es sentir como se te rompe el alma cada vez que coges en brazos a un bebé que, evidentemente, no es el tuyo. Sentir su cuerpecito diminuto contra el tuyo, oler su piel, abrazarlo con fuerza y preguntarte si algún día podrás tener uno propio.

Vivir con la infertilidad es convivir con el miedo y la esperanza a partes iguales. Yo nunca había sentido tanto miedo hasta que entré en este mundo de consultas y tratamientos hace un par de años y reconozco que, cuanto más tiempo pasa, más aterrada estoy. Vivir con la infertilidad es aceptar que hay un nuevo “yo” en ti. Una mujer diferente, una mujer luchadora, perseverante, dispuesta a todo por conseguir su sueño. Y una mujer menos alegre, en ocasiones. Una mujer cansada de luchar, de sentir que todos sus esfuerzos caen en saco roto. Sí, la infertilidad es así. Nos cambia. Cambia nuestra perspectiva de la vida, nuestra forma de ser, nuestra forma de sentir.

Vivir con la infertilidad es aceptar con una sonrisa fingida en el rostro las horribles preguntas acerca de tu no maternidad. ¿Y vosotros para cuándo? ¿A qué estás esperando? Vivir con la infertilidad es no romperte por dentro cada vez que una íntima amiga te dice que está embarazada. Porque tú también querrías vivir ese momento y no sabes si algún día lo conseguirás.

Es vivir con incertidumbre y con dudas continuamente. Es vivir con el miedo más aplastante de todos: ¿Seré mamá algún día? Vivir con la infertilidad es sentir un pinchacito en el corazón cada vez que compras ropita de bebé para el hijo de una amiga que acaba de dar a luz. Es contemplar con ojos emocionados esos pijamitas tan chiquititos y sentir miedo de no comprarlos nunca para tu propio bebé.

Vivir con la infertilidad es sentirte incomprendida en ciertas ocasiones. Para muchas, no somos más que envidiosas que no sabemos alegrarnos de los embarazos ajenos. Nos alegramos, claro que sí. Yo no lo llamaría envidia, sino un dolor angustioso a que nunca puedas vivir esa experiencia que dicen que es maravillosa.

Como veis, la betaespera da para mucho. Aunque he vuelto a incorporarme al mundo laboral, sigo dándole vueltas al tema a pesar de tener la mente ocupada en el trabajo. Cualquier esfuerzo más o menos significativo me hace sentir horriblemente mal, como si le estuviera fallando a mi Pequeña Canica, como si estuviera fastidiando mis posibilidades en la IA. Aunque en la clínica me dejaron muy claro que podría hacer vida normal sin ningún tipo de problema, me siento fatal cada vez que hago grandes esfuerzos. Llamadme tonta o paranoica, pero es lo que hay. Sí, la infertilidad también me ha dotado de cierta paranoia.

Me siento especialmente sensible y todavía no comprendo del todo porqué. Esta noche me desvelé a las seis de la mañana y no conseguí volver a dormirme hasta que Rubio se fue de la cama para ir a trabajar. No paraba de pensar en si no lo conseguíamos, en si recibíamos un negativo como resultado. ¿Cómo afrontarlo? Desconozco si estoy preparada para ello. Sé que las posibilidades son minimas, soy consciente, y también sé que esto no es llegar y cantar victoria (aunque ya nos gustaría a todas que fuese así de sencilo, ¿verdad?), pero a veces me apetece soñar y pensar que algo muy bueno está esperándome a la vuelta de la esquina. Lo que tenga que ser, será, y supongo que es esa incertidumbre la que me está volviendo loca a ratos intermitentes.

Hace unos días caminaba por el centro de mi ciudad cuando, por pura casualidad, pasé por delante de una tienda de accesorios de bebé. Y digo por pura casualidad porque, por norma general, suelo evitarlos y no mirar sus escaparates. Pero algo me hizo detenerme y contemplar aquellas cunas y cochecitos tan bonitos. Y me pregunté si algún día tendría el privilegio de entrar allí y comprar algo para mí, para mi Canica. Se me puso un nudo en la garganta y me marché más triste de lo que había llegado.

Cuántos sentimientos arremolinados en mi cabeza, ¿verdad?

DSC01524Grandullón Amoroso dándome todo su cariño

en estos días tan importantes para mí.

Su mirada es de lo más tierna y pura, ¿verdad? 

Ahora sólo queda esperar. Todavía faltan cinco días para salir de dudas, si la indeseable no hace su aparición antes. El próximo cuatro de agosto sabremos qué pasa! Mientras tanto, combato los malos pensamientos con música, series por internet y tiempoterapia con mi Rubio favorito.

Serás feliz, me dijo la vida, pero primero te enseñaré a ser fuerte.

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Inseminación Artificial

16 Respuestas a “BETAESPERANDO

  1. Mucho animo compañera! Por desgracia nos toca luchar por un sueño que muchas tienen sin ni siquiera buscarlo…. Espero que todo salga bien y el lunes nos des la buena noticia. Yo tengo mi beta el viernes

    Me gusta

    • Muchísimas gracias por los ánimos, tesoro 🙂 Estoy totalmente de acuerdo contigo, nos ha tocado luchar por algo que muchas tienen sin ningún tipo de esfuerzo o sin ni siquiera buscarlo.. Y nosotras aquí estamos, intentándolo con todas nuestras fuerzas.
      Mucha suerte con tu beta, espero que todo salga bien y que puedas escribirnos acerca de que los sueños se cumplen 🙂

      Un besazo y suerte mañana!

      Me gusta

  2. Se perfectamente como te sientes, y lo angustioso que suele ser este tiempo. Te mando mucha suerte y buena vibra para que lo consigas.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias corazón 🙂 Ya lo creo que es angustioso, son 15 días que pasan demasiado lentos y en los que se te pasan un millón de cosas por la cabeza. Estoy deseando saberlo, tanto si es bueno como si es malo, para que estos nervios tan tontos desaparezcan de una vez por todas.

      Un besazo enorme y gracias por tus buenas vibraciones!

      Me gusta

  3. Ánimo guapa, te mando un abrazo enorme!!!!

    Me gusta

  4. Tus palabras son muy sinceras y reales. Estos 5 días se te van a hacer largos, pero serán los últimos del resto de tu vida, tanto si sale bien, como si sale mal.
    Ojalá podamos ver tu positivo y lo podamos celebrar a base de tuits!!!

    Muak

    Me gusta

    • Bufff, mami ingeniera, estos últimos días están siendo horribles! Intento no pensar demasiado, pero a veces me resulta imposible! Estoy preparada para lo que venga, pero si sale mal, prefiero saberlo antes de llegar a la beta. No me gustaría que me llamasen para comunicarme un negativo, sería horrible! Prefiero enterarme en mi casa, rarezas mías!
      Pase lo que pase y sea cual sea el resultado, este será un nuevo comienzo, el momento en el que comenzamos a buscar a Canica con la ilusión más desmedida de todas!
      Muchísimas gracias por tus ánimos tesoro, te juro que me llegan muy hondo! Gracias!

      Un besazo!

      Me gusta

  5. Anónimo

    animo mi niña se que la espera es dura pero aqui estamos todas para apoyarte y desearte toda la suerte del mundo ojala tengas buenas noticias un beso enorme

    Me gusta

    • Gracias tesoro 🙂 De verdad que todavía me sigo sorprendiendo de que haya tanta gente buena anónima deseándome tantas cosas bonitas 🙂 Mi Canica debería sentirte orgulloso, aquí hay personas estupendas que están deseando que se decida a aparecer!
      Ojalá sean buenas noticias. Y si no es así… seguiremos luchando, no hay otra opción 🙂

      Un besazo!

      Me gusta

  6. Que razón llevas…cuan lento pasa el tiempo cuanto más rápido lo necesitamos! A mi me queda aún algo más de un mes y es como….aaaggggg….jajaja

    Viendo la cara tan dulce de tu perrito (perrazo más bien jaja) se me viene a la cabeza que a veces los animales tienen más corazón que los humanos y éstos últimos mucho menos que los animales…No hay bondad más sincera que la de un bebé y un perro que está a tu lado y nota cuando estás triste e intenta consolarte con su simple compañía.

    Animo chiquilla y ya verás como llegará tu momento de entrar a esas tiendas y tocarlo todo, no ya por que lo desees, sino porque lo necesitarás!

    Un besazo muy grande!

    Me gusta

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo tesoro 🙂 Los animales tienen mucho más corazón que muchas personas de por ahí. Su amor es tan fiel, tan puro, tan leal… que ya le gustaría a la gente aprender a amar de ese modo tan incondicional algún día.
      Yo tengo cuatro (tres perros y una gata) y te puedo asegurar que ellos notan cuando estoy mal porque los tengo continuamente a mi alrededor, achuchándome y sentándose a mi lado, aguardando en silencio mientras les acaricio el cogote 🙂
      Muchísimas gracias por tus ánimos y por tus palabras, de verdad que vuestras muestras de cariño me transmiten mucha fuerza!
      Te deseo que este mes y medio se te pase enseguida y que pronto puedas empezar 🙂 Una vez que empiezas, el tiempo parece que vuela!

      Un beso grande!!

      Me gusta

  7. deseandosermama

    Qué bonito y real lo que cuentas. Yo que ahora me siento las más infértil de las infértiles (sólo 7 folículos y una FSH altísima, a pesar de no tener SOP), te entiendo mejor que nunca Pero no dejaré de repetirlo: algo me dice que te saldrá todo bien. En esta IA o en las próximas. Un beso enorme y mucha paciencia, guapa. Sé que es difícil, pero es lo que hay que buscar.

    Me gusta

    • Muchísimas gracias tesoro 🙂 Tus palabras siempre me arrancan una eterna sonrisa 🙂
      ¿Qué valor tienes de FSH? Yo la tenía en 10.6 y ahora he conseguido bajarla un poquitín, a 8.6 nada más, pero algo es algo… A mí me han dicho que la tengo bastante alta para la edad que tengo y me lo pintaron todo muy negro, y en cambio aquí estoy, fabricando grandes folículos para mi IA a pesar de que en la SS me aseguraron que una IA no sería viable…
      Te deseo toda la suerte del mundo, mi niña. No dejes de creer nunca que puedes hacerlo. Todo lo demás son baches en el camino, pero lo conseguirás, ya lo verás 🙂 Ríete de tu FSH como he hecho yo!

      Gracias infinitas por tus buenos deseos. Pase lo que pase, no dejaré de luchar 🙂 Esta pequeña Canica no sabe de qué está hecha su mamá! jajaja

      Un beso grande grande!

      Me gusta

      • deseandosermama

        Gracias por tus palabras, preciosa. Pues mi FSH está mucho peor que la tuya: 15.77. Todavía estoy flipando… Y no tengo gine hasta el 18 de agosto, porque es agosto! Vacaciones! Imagínate qué tensión. Por supuesto que no me pienso rendir Puede deberse al estrés o algun desajuste puntual, por eso quiero repetir los análisis aunque esté muerta de miedo. Pero hay que luchar y no rendirnos. Un beso y muchísima suerte en tu espera. Tu Canica está cada vez más cerca de ti.

        Me gusta

  8. Maquita

    Mucho ánimo guapísima que ya queda poco!! te deseo toda la suerte del mundo!!
    Y aunque en el camino hacia la maternidad nos haya tocado el camino más largo, lo conseguiremos! 🙂
    Un besito!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s