EL PODER DE LA RISA

sonrie volatil

Estos últimos días había escrito varias entradas que finalmente decidí eliminar antes de ser publicadas. No acababa de gustarme el tono melancólico y negativo que había al final de cada palabra. No quería escribir un post larguísimo en el que el sentimiento predominante fuera el miedo y la decepción. Así que borré todas y cada una de las entradas que había escrito hasta hoy.

Estas últimas semanas no han sido fáciles para mí. Desde que recibí el negativo el día de la beta, mis días han sido una sucesión de angustia y monotonía que comenzaban a hartarme hasta a mí. Me sentía desdichada, me revolcaba en mi propia tristeza y no encontraba motivos para sonreír. En la calle sólo veía cochecitos, madres con sus hijos, bebés, bebés y más bebés… Y yo no dejaba de pensar: ¿y cuándo me tocará a mí? He de reconocer que el negativo me afectó más de lo que yo me habría imaginado. Pensé que lo aceptaría y continuaría hacia adelante con más fuerzas si cabe, pero consiguió volverme vulnerable y tristona, unas características que no me definen para nada, así que me sentía una extraña dentro de mí misma. Para colmo, Rubio estaba trabajando fuera del país y su ausencia no ayudaba a mejorar mi estado de ánimo.

Pero, por fin, conseguí salir a la superficie. Sí, abandoné ese pozo de amargura y malos pensamientos en el que me había quedado atrapada desde el día de la beta. ¿Que cual ha sido la solución? La risa. Sí, sí, la risa. Los buenos momentos compartidos entre amigos y mi Rubio favorito, partiéndonos de risa y disfrutando de un fin de semana genial. Reconozco que en cuanto Rubio pisó el “Reino de las Lluvias Perpetuas” (mi querida Galicia, no nos das tregua ni en agosto!) mi estado de ánimo mejoró casi en un noventa por ciento. Lo necesitaba muchísimo y en cuanto estuvimos juntos me sentí como nueva, fue como un soplo de aire fresco para mí. Hemos pasado un fin de semana rodeados de buenos amigos, saliendo a cenar, disfrutando de unas tapas en una terracita, pasando la tarde a remojo en el río, chupándonos los dedos con la increíble barbacoa que Rubio preparó en un pis pas el sábado por la noche, paseando por las fiestas de nuestra ciudad y sacándole partido a nuestra piscina, que la pobre últimamente ha estado abandonada por el tiempo nublado y nada veraniego. Pero con la llegada de Rubio no sólo apareció una sonrisa perpetua en mi rostro, sino una oleada de calor que nos permitió disfrutar como niños pequeños de los pequeños placeres que nos rodean.

frases-motivadoras

Así que se acabaron los días grises para mí, no quiero sentirme apagada y decaída como si se acabara el mundo. Una actitud buena y positiva durante los tratamientos de reproducción asistida facilita el proceso, así que desde hoy arrojo al cubo de la basura los malos pensamientos, las ideas negativas, el miedo, las dudas y todo lo malo que me ha acompañado estos días. Sé que es inevitable sentir miedo, pero intentaré mantenerlo a raya lo mejor que pueda. Y las dudas sé que siempre estarán ahí, pero intentaré acallarlas con pensamientos positivos. Rubio siempre consigue despejar mis dudas y hace desaparecer mis miedos con una sola de sus sonrisas. Él es así, no se deja llevar por el pánico o la angustia. “Sé que esto va a salir bien, simplemente lo sé. Antes o después lo conseguiremos”, me dice cuando menguan mis fuerzas.

Si alguna vez alguien me preguntara qué es lo más importante a la hora de soportar un Tratamiento de Reproducción Asistida, os diría que escoger bien al futuro papá. La búsqueda de Canica ha otorgado un nuevo nivel a nuestra relación, uniéndonos todavía más, apoyándonos el uno en el otro, soportando malos momentos juntos y disfrutando de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida. He aprendido a apreciar los pequeños detalles, algo que antes de comenzar los tratamientos no apreciaba tanto como ahora. Hoy en día, adoro salir a pasear con mis peludetes y pasar tiempo infinito con ellos. Me encanta disfrutar de una buena comida en el jardín con mi familia, pasar un rato divertido en la piscina, pasar mucho tiempo con Rubio y descubrir lugares nuevos juntos (aquí en Galicia siempre hay algo nuevo que ver!), amortizar cada momento vivido y pensar que, tal vez, muy pronto podamos cumplir nuestro sueño. Porque ese bebé es la última pieza que falta para completar nuestro puzzle hacia la felicidad. Pero mientras esa pequeña pieza no aparece, no quiero perderme a mí misma, quiero disfrutar de todo cuanto me rodea, atesorando cada momento, exprimiendo cada detalle.

Creo que es lo mejor que puedo hacer, una decisión que me ayudará a sobrellevar todo esto, ¿no creéis?

P.D.-. Después de la aparición de la de Rojo, acudí a la clínica para realizar una nueva ecografía. Mi segunda IA ha tenido que esperar porque la Gine me ha encontrado un quiste residual como resultado de la estimulación de la IA anterior, así que ahora mismo me encuentro tomando la píldora para hacerlo desaparecer o, en su defecto, conseguir que se haga más pequeño. El próximo 22 de agosto vuelvo a la clínica y entonces sabré si ese quiste molesto e inoportuno se ha ido a tomar viento o si, por el contrario, debo seguir con la anticonceptiva quince días más. Os mantendré informadas! 

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad

10 Respuestas a “EL PODER DE LA RISA

  1. Pues no sé como de chof será ese tonillo melancólico que te guardas de esa que te tuvo poseida, pero he de decirte que tu tonillo de ahora me encanta y la descripción del punto hasta el que ha llegado tu relación con rubio también, el poder que tenemos para reponernos es tremendo, verdad? Sorprendente y eso se ve reflejado en todo en nuestra relación y en lo que nos rodea también 😉 a por todas

    Le gusta a 1 persona

    • La verdad es que me siento liberada y mucho mejor conmigo misma ahora que he aceptado que no ha podido ser y que por ello tampoco tengo que convertirme en la mujer más desdichada del mundo. La pena no me conducía a ninguna parte y ahora me siento muchíiiiiiisimo mejor!! 🙂
      Ya lo creo que sí, el poder que tenemos para reponernos es gigantesco! Estoy descubriendo una fortaleza en mí que nunca antes había tenido 🙂
      Lo conseguiremos!

      Me gusta

  2. Me alegro de que hayas decidido poner buena cara al fin!!! eso te dará energías renovadas para enfocar todo lo que venga ahora!

    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    • Me hacía muchísima falta cambiar el chip, mami ingeniera 🙂 Reconozco que me ha costado, pero al fin me he librado de ese peso tan angustioso que llevaba a mis espaldas, impidiéndome avanzar. El primer negativo es muy doloroso; espero que a partir de ahora sepa encajar mucho mejor las malas noticias o los contratiempos.
      Me siento liberada!! 🙂
      Un besazo!

      Me gusta

  3. La risa es la mejor medicina desde luego, que razón llevas!
    Mucha suerte con ese pequeño quistecillo y a ver si el dia 22 puedes dejar las anticonceptivas y empezar de nuevo con más suerte y más fuerza! Un besazo guapa!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias por los ánimos, preciosa! 🙂 Ainsss, estos malditos quistes no me dan tregua los muy cabritos! Estoy deseando empezar la segunda ronda, espero recibir buenas noticias en mi próxima visita a la clínica 🙂
      Un abrazo gigantesco!

      Me gusta

      • Ya verás como si te dan muy muy buenas noticias! Yo tengo un miedo de llegar en Septiembre y que me saquen algo que lo retrase todo….
        Un besazo guapisima!

        Le gusta a 1 persona

      • Creo que ese miedo siempre nos acompañará, el miedo a que aparezca algo que retrase nuestros planes… A mí eso me da pánico, y por culpa del SOP, se ve que estoy casi obligada a descansar entre intento e intento por culpa de los quistes. Qué capullos ellos!

        Me gusta

  4. Tienes toda la razón. A mí me ocurrió igual. Me pasé al menos dos semanas enterrada en mi miseria y mi pena hasta que mi marido me dijo: si esa es la actitud que vas a tener ante cada negativo o contratiempo, no vamos a intentarlo más, porque no quiero verte así. Y aunque al principio me supuso un esfuerzo, es mucho más fácil estar bien contigo misma que vivir en la amargura.
    Y de nuevo, esperar otra oportunidad.

    Le gusta a 1 persona

    • Qué sabias tus palabras Rosa, y qué gran consejo el de tu marido. El mío también me ha dicho algo parecido.. Vamos, que es totalmente comprensible que el primer día (puede que los dos primeros) mi estado de ánimo sea desastroso, pero después no me queda otra que ponerme las pilas porque esa pena no me llevaría a ninguna parte. Menos mal que los tenemos a ellos para levantarnos cuando nos caemos, ¿verdad? 🙂
      He comenzado a seguir tu blog para seguir tu historia mucho más de cerca 🙂 Un beso enorme!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s