LA INFERTILIDAD Y YO

Siempre he sido una soñadora. Sí, soy de esas personas que sueña despierta constantemente. Bueno, en realidad, lo era. Uno de los aspectos que la infertilidad ha cambiado en mí es mi espíritu soñador. Lo sigo teniendo, pero en menor medida. Sueño y sueño que mi deseo se haga realidad, pero me he dado cuenta de que esto no es coser y cantar, no es llegar y salir victoriosa; esto es mucho más: incertidumbre, miedo, dudas, lágrimas…

Me gusta poner la música a todo volumen cuando estoy sola en casa y cantar hasta quedarme sin voz. Siempre hago reír a mis amigas, ellas se lo pasan pipa conmigo. Me chifla pasar tiempo con mis peludetes, ellos son mi vida entera! Les hablo como si pudieran entenderme y me muero de risa cada vez que hacen algo gracioso (que suele ser muy a menudo!). Me encanta salir a cenar fuera con mi marido, pasar tiempo con él y reírnos a carcajadas hasta que me duele el estómago. Esa, en esencia, soy yo. Esos días soy yo, la de siempre, la chica soñadora que habla con sus perros y se ríe por cualquier cosa. Y, otros días, ni siquiera me reconozco.

A ratos creo que no soy la misma, que he cambiado. Hay días en los que me siento absolutamente perdida y aterrada, buscando la salida de un problema que no sé si tiene un final feliz. Lucho contra algo que jamás imaginé que me pasaría. La infertilidad ha trastocado tanto mis planes que me encuentro a la deriva, desorientada y terriblemente asustada. Creo que siempre he sabido que quería ser madre, había algo en mi interior que me decía que eso era para mí, que me encontraría como pez en el agua entre pañales, noches sin dormir y un bebé en mis brazos. Supe, desde muy pronto, que ser mamá lo sería todo para mí y ahora me encuentro aterrorizada por si nunca lo consigo.

Rubio no lo tenía tan claro como yo. Sí, él quería ser padre, pero no tenía tanta prisa como yo. A medida que fueron pasando los años, vi ese cambio que se estaba gestando en él: jugaba con los niños, les escuchaba, les hablaba, se lo pasaba en grande con ellos. Y supe que él también se moría por ser papá. Y su deseo es tan grande, su ilusión es tan gigantesca, que cada noche me acuesto con el dolor de saber que, por ahora, no puedo darle lo que tanto desea. Y esa es la puñetera verdad: nuestro bebé no llega y yo le veo sufrir. Sufre por mí, sufre por nosotros, sufre porque no siempre puede detener mis lágrimas, sufre por lo que nos está pasando y no lo puede solucionar.

La infertilidad es una mierda, de las grandes y de las gordas. Modifica todos los aspectos de tu vida, dejándote dolorida y asustada como no lo habías estado jamás. Antes me encantaba tener a los bebés en mis brazos, era una de esas locas que siempre ponía caras graciosas a los niños cuando no miraban sus madres. Ahora intento no hacer esas cosas. No me malinterpretéis, de verdad, no soy una persona maligna y despreciable. Simplemente no me gusta sufrir. Me duele en el alma ver lo que yo no puedo tener, de modo que intento pasar el menor tiempo posible rodeada de niños por mi bien. Es como una coraza, un muro que he levantado a mi alrededor para protegerme y no sufrir más de la cuenta. Por alguna extraña razón, a los niños les encanta pasar tiempo conmigo y aunque no puedo evitar mirarles con una ternura desmedida y un cariño infinitos, siempre siento un pinchacito en mi corazón que me advierte de que me ponga en guardia, de que no haga desaparecer mi coraza con tanta rapidez.

No poder ser mamá es lo peor que me ha pasado jamás. Lucho contra algo que no sé si podré derrotar algún día. Muchas veces me pregunto: ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué nosotros?, pero esas preguntas nunca tienen respuesta. Es algo que me ha tocado vivir y punto, no puedo darle muchas vueltas.

Las dos IA negativas a las que me he sometido me han hecho mucho daño. Deposité en ellas todas mis ilusiones, todos mi sueños, mis deseos más profundos… y los de Rubio también. Pero la infertilidad se ha encargado de ponerme los pies en la tierra, de hacerme ver que esto no es tan fácil como yo me pensaba. Y ahora, descontando el tiempo para comenzar la FIV, siento que estoy muy asustada. ¿Funcionará? ¿Se cumplirá mi sueño por fin?

Sé que con Rubio a mi lado puedo hacer frente a cualquier cosa, pero no me gustaría quedarme sin fuerzas antes de llegar al final. No voy a rendirme hasta tener a ese bebé entre mis brazos, lucharé lo que sea necesario y aunque todo sea tan difícil no dejaré de pensar que algún día lo conseguiremos.

No dejaré de buscar ese bebé tan especial porque sé que a su lado está nuestra felicidad más absoluta.

Te esperamos, mi cielo.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad

15 Respuestas a “LA INFERTILIDAD Y YO

  1. Se que lo conseguiras, a pesar de todos esos miedos y el dolor… estoy segura que dentro de poco volveras a poner caras a los niños, volveras a cogerlos a todos en brazos a pesar de las dificultades de la barriguita y que al final tendras al tuyo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias cielo!! 🙂
      Adoro los niños y pasar tiempo con ellos, pero a veces me resulta doloroso saber que me encuentro muy a gusto con ellos y que eso está hecho para mí cuando mi bebé se hace tanto de rogar. No sé, son sentimientos encontrados, no los puedo evitar… Mi cabeza a veces me vuelve loca! jajaja
      Ainss, ojalá se cumpla eso que dices y pueda tenerlo aquí conmigo 🙂

      Un super besazo!

      Le gusta a 1 persona

  2. np2014

    Querida Elora, ya sabes cuanto me identifico en tus relatos, otra vez, de nuevo, me veo identificada, tanto, que te leo, y los pelos se me ponen como escarpias.

    De soñadora a Soñadora: ojalá pudiera decirte que tu sueño se cumplirá, pero solo puedo asegurarte que tu empeño, tu valor, tu fuerza, y tu tenacidad te aproximarán lo necesario, para que se pueda llegar a concretar, ni mas, ni menos. Como un soldado en la batalla, hasta el fin hay que luchar.
    Quiero que sepas, que leerte, me ha dado fuerzas, hablo de ti a mi marido con una sonrisa de oreja a oreja (hace meses no me sentía así… desde el aborto…), le cuento, cómo me ayudan tus relatos, tu afán de superación…. y el, me mira con ternura y me abraza mientras me dice: cuéntame más cariño. Le adoro. Es mi ángel de la guarda. Y como tú, me duele, saber que sufre, tanto o más que yo por ser padre…. pero se que pronto regresaré de mi latente estado de tristeza, y nos pondremos en marcha. Gracias Elora, me ha ayudado mucho leerte. He entendido sentimientos que no sabia cómo manejar. GRACIAS!!

    En la distancia estoy contigo, animo para la FIV. Y recuerda: Eres mi principio y final (nuestro bebe es nuestro principio y será el final de esta pesadilla, recibámoslo como se merece: sonriendo)

    Un beso guapa

    Le gusta a 2 personas

  3. Has pasado mucho guapa y es normal sentir toda.esa mezcla de sentimientos….yo no creo que nos cambie la infertilidad sino que al.mismo tiempo que nos roba alegria en momentos concretos nos da a conocer facetas nuestras escondidas…..en mi caso me noto muy sensible siempre he controlado mucho mis sentimientos y ahora soy una bomba…..la lagrimilla siempre está alerta para pillarme en un día tonto…..x otra parte me siento serena,es algo que no puedo controlar ni depende de lo que yo haga es algo con lo que debo aprender a vivir y empiezo a aceptar los golpes que estén x venir y al mismo tiempo me animo a mi misma a mirar con lupa cada cosita que me hace ser feliz y no tiene nada que ver con la maternidad….yo creo que son un cúmulo de fases que se mezclan con esos duelos que hay que ir superando….podemos con esto y con lo que nos echen guapa aunque no sepamos el final de esta historia podemos con ella…

    Le gusta a 2 personas

  4. Hola preciosa. Jo, tienes toda la razón en lo que cuentas. Es casi imposible no preguntarse por qué. Yo a veces me siento como tú, aunque aun no he pasado por repro. Pero no lo descarto. El otro día decidí cambiar de perspectiva y en lugar de preguntarme por que, me pregunté para qué me está pasando esto. Qué me quiere decir la vida con esto de que me cueste tener hijos. Y lo vi de otra manera, al pensarlo asi. Me dije: tienes que aprender sobre ti, aprender a controlar tus emociones, aprender a tener paciencia… todo eso lo necesitarás cuando tu hijo o hija llegue a tu vida. Y ahora me siento un poquito más tranquila, aunque cuando me baje la regla otra vez(ojala q no), volveré a maldecirlo todo, imagino. Mucho animo. Veras que lo consigues guapa.Estamos contigo.

    Le gusta a 3 personas

    • Muchísimas gracias por los ánimos, cielo. No puedes imaginarte cuánto me ayudan!! 🙂 Y me ha encantado tu manera de ver las cosas: aprender sobre ti misma, aprender a tener paciencia… porque todo eso nos hará falta el día que tengamos a nuestros bebés. Me parece una manera maravillosa de replantearse lo que nos está pasando 🙂
      A veces me pregunto que por qué nos pasa esto, que por qué no podemos ser padres como los demás, pero después pienso que esta situación tiene que pasar por algo, puede que sea ese bebé y no otro el que tiene que formar parte de mi vida, no sé. Suelo pensar este tipo de cosas para sentirme mucho mejor, y a veces ayuda 🙂
      Mucho ánimo para ti también, espero que muy pronto lo consigas!

      Un besazo!

      Le gusta a 1 persona

      • Jelen

        No sabes como te comprendo Elora. Y estoy de acuerdo contigo en que la infertilidad es una mierda y lo peor que le puede pasar a una mujer. Te cuento un poco mi historieta. En 2009 me quede embarazada de forma natural, pero estando de 11 semanas sufri un aborto. Después de un tiempo intentándolo otra vez, nada de nada. Visito al ginecólogo y me da las peores de las noticias,poca reserva ovarica y lo que hay de muy mala calidad. Vamos me vino a decir que antes me tocaria la lotería que quedarme embarazada. No me aconseja que lo haga por otros medios por que seria como darme contra un muro. Pero mi marido y yo nos planteamos intentarlo al menos una vez, para poder decir que he hecho todo lo que estaba en mis manos. Era mi única carta ya que económicamente no nos podíamos permitir mucho mas, ya que yo por desgracia trabajo intermitentemente(operada de la espalda por dos veces y cuando dice que no,es que no y hay que parar). Así que en Abril del año pasado cogimos todos nuestros ahorrillos y fuimos a por todas. Me hicieron una FIV directamente por que lo demás decían era perder el tiempo. Desafortunadamente mi sueño de ser madre no se cumplió, y te puedes imaginar lo que se siente, nunca he sentido un vacío tan grande en mi vida. También me dijeron en la clínica que seguir intentándolo era darme contra un muro (odio esa frase).Despues de llevarme tal desilusión y no saber como iba a salir de esta, me acabo de undir más cuando ese mismo año en Junio (solo habían pasado 2 meses) mi hermana me comunica que va a ser mama, solo me entenderán las que estéis en mi situación pero es una mezcla de sentimientos horrible. Después de un año todavía me cuesta ver a embarazadas.El trato con los bebes lo he superado un poco gracias a mi sobrinillo. Lo único que me pregunto es por que yo, y desde luego no soy la misma,pero he ganado algo, y es el valorar las pequeñas cositas del día día que antes no lo hacia. Ahora toca disfrutar de lo que tengo y no soñar con lo que no tengo y aunque lo supere que seguro así sera, es una herida que se quedara en mi toda la vida. Pienso que tu lo tienes muchísimo mas fácil, por lo menos guiandonos por el porcentaje que te han dado, el mío era de risa. Mucho animo, y muchísima suerte. Y perdona si es un poco largo!

        Me gusta

  5. Lo has resumido genial: la infertilidad es una mierda! Pero tenemos que conseguirlo, y lo vamos a hacer! Verás como sí, nos lo merecemos!! Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  6. Hola Elora, tu entrada tiene mucho sentimiento pero sobretodo mucha verdad.No sé si me conoces…pero llevo en este duro camino casi ya 5 años, muchos tratamientos entre ellos 5 ia`s fallidas, 3 fiv’s… 4 abortos bioqumicos… y te puedo decir que para mi las inseminaciones son de lo mas doloroso, psicologicamente a mi me parecía que te machaban porque realmente hay tan poquitas posibilidades para la cantidad de cosas que conlleva… pinchazos, ecos, inseminacion, progesterona y la espera que ni si quieras sabes si realmente hubo fecundación… por eso , después de haber pasado por otros tratamientos con la FIV, hay posibilidades reales, la caida es aun mas dura si es negativo pero por lo menos en la espera sabes que has tenido un embrioncito dentro de ti y a mi eso me calma mucho durante unos días, los saboreo, le siento, me siento por fin embarazada… Con esto te quiero decir que si tienes que llegar a FIV , no tengas miedos, ahí se descubren muchas cosas, y por tanto puede haber soluciones. De todas maneras, en la 3 ia es cuando mas posibilidades hay de embarazo, en el cuarto intento ya se mantiene las posibilidades y a partir de ahí es cuando es mejor pasar a otro método.

    Mucha fuerza, vas a poder con esto y mucho mas, te sorprenderás hasta donde eres capaz de llegar.

    Un beso!

    Me gusta

  7. Joder! Te veo tan parecida a mi en tantos aspectos que hasta asusta!
    Yo también soy/era una persona risueña… Y forma parte de mi vida mi perrita Lola que es uno de los amores de mi vida. No suple a un bebé xro casi ( para mi los animales son hiper importantes)
    Y todas esas preguntas k te vienen a la mente, esa frustración… Todo lo vivo en carnes propias. Y sobre todo me siento algo culpable por no darle un hijo a mi marido
    Piensa cuando escribes y cuando te sientas triste, que en esa tristeza te acompañamos muchas como yo… Pero aunque cueste meses, años… Tendremos a nuestros bebés y lo único k hace nuestro sufrimiento es k el día de mañana toda nuestra impotencia se convertirá en un amor inmenso, nuestros bebés serán muy afortunados
    Sólo decirte Elora… Que sigas soñando. Un besazooooo

    Me gusta

  8. De verdad que cada vez que leo una entrada tuya me emociono!!! Se nota que escribes con el corazón en la mano y eso me encanta!!! Adelante, sigue así!

    Me gusta

  9. Campeona! Que bien entiendo todo lo que dices y como te sientes. Ésto es una carrera de fondo, que no sabes cuando va a acabar y que parece que constantemente vas contra corriente. Tooodo en tu vida gira entorno a ésta losa. Peeeero un día, de repente, cuando parece que todo está perdido, se ve la luz. Así que el truco es no tirar la toalla! Si se intenta, se vuelve a intentar, y más, y más, y se prueba por aquí, y se prueba por allá… llegará, ya lo verás! Te deseo todo lo mejor.

    Me gusta

  10. Ay nena, como te entiendo…. Es cierto que todas cambiamos un poquito con esto de la infertilidad. yo me he dado cuenta que varios momentos al día de repente me pongo muy muy triste. Una tristeza que sólo tiene una solución y que parece que se resiste. La infertilidad es una PUTA MIERDA, y yo me siento muy desgraciada con ella, pero mucho.
    No obstante, intento seguir mirando hacia adelante y cuando veo un bebé, aún puedo mirarlo y sonreír. Eso si, cada noche tardo entre hora y hora y media en dormirme porque no dejo de imaginarme mi vida con un hijo, cuando antes era apoyar la cabeza en la almohada y caer.

    Estamos todos contigo y el que más, Rubio.

    Un besazo

    Me gusta

  11. Cariñito como te entiendo…yo también pienso que esto de la infertilidad me ha cambiado, en algunas cosaa a mejor pero en otras a peor, como lo de soñar…es difícil soñar cuando ves que éstos no sw cumplen. Pero sabes que? Que tienea tanto amor dentro y eres dulce que tu sueño se cumplirá….mereces ser madre. Así que no dejes de soñar y luchar por ello. Un besazo!

    Me gusta

  12. jm

    ay cuanto me he identificado contigo. me quedo por aqui porque tenemos mucho en comun

    http://lavidamediceespera.blogspot.com.es/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s