REFLEXIONES EN UN DÍA LLUVIOSO

Cuando llueve, mi estado de ánimo cambia y progresa al ritmo que marca la lluvia caprichosa. Estoy acostumbrada a la lluvia y me encanta, especialmente durante las noches, mientras estoy metida en la cama con Rubio quedándome profundamente dormida; pero hay momentos en los que mi estado de ánimo es realmente penoso y la lluvia sólo interviene para deteriorarlo.

Y es entonces cuando me doy cuenta de que llevo demasiado tiempo observando a través de la ventana en silencio, con la mirada perdida mientras la espesa bruma desciende montaña abajo. Entonces meneo la cabeza de un lado a otro, reprendiéndome y obligándome a regresar al mundo real mientras me aparto de la ventana.

La infertilidad ha aportado a mi vida un auténtico carrusel de emociones que todavía no he aprendido a controlar del todo, a pesar de que lo intento con todas mis fuerzas. Últimamente me ha dado por pensar en Rubio, en cómo se esfuerza por arrancarme una sonrisa siempre que puede, en cómo finge restarle importancia a las cosas para que yo no me preocupe más de la cuenta, en cómo se interesa por todo lo que yo hago para ayudarme y distraerme, en cómo siempre está dispuesto a unirse a mis locuras y en cómo finge que no sufre para que yo no sufra más. Y entonces pienso en las veces que he llorado a lágrima viva abrazada a él, maldiciendo nuestra mala suerte y preguntándole una y otra vez por qué nos tenía que pasar esto. Él se limita a abrazarme con más fuerza, reprime sus lágrimas todo lo posible y limpia las mías mientras me repite una y otra vez que las cosas acabarán saliendo bien, que muy pronto estaremos con nuestro bebé.

Siento en el alma si lo he hecho cargar con demasiado peso debido a mis múltiples bajones desde que entramos en el mundo de la reproducción asistida, siento de todo corazón no haber limpiado sus lágrimas más a menudo y acostumbrarme a que él limpie las mías. A veces hecho la vista atrás y me doy cuenta de todo el camino que hemos recorrido para encontrarnos en el punto en el que estamos ahora, de lo mucho que hemos superado, de los obstáculos que hemos salvado, de lo mucho que hemos luchado. Y sé que no estaríamos en este punto si Rubio no hubiese tirado de mí en múltiples ocasiones, si él no hubiese sido el fuerte de los dos, el que es capaz de soportar más peso a su espalda.

Y de la misma forma que sé todas estas cosas, también sé que últimamente está dolido, tal vez enfadado con el mundo, como lo he estado yo tantas veces a lo largo de este camino. Dolido porque nuestro sueño de ser padres se nos resiste, dolido porque todo el mundo a nuestro alrededor lo consigue sin problemas, dolido porque nos ha tocado vivir esto y no una situación más sencilla y fácil de llevar. Y supongo que también está cansado de ser fuerte y no flaquear nunca, de no venirse abajo para que yo no me caiga con él. Y entonces le miro y esos ojos de color miel plagados de pestañas infinitas me dicen que lo intentará de mil y una maneras hasta lograrlo, que lo imposible sólo tarda un poco más y que si las cosas no han salido bien es porque todavía no ha llegado nuestro final feliz, pero llegará. Y yo creo a sus ojos, siempre sinceros y brillantes, y le creo a él, siempre dispuesto a luchar un poquito más.

La infertilidad nos quita muchas cosas, pero también nos enseña a valorar más a las personas que tenemos a nuestro lado y con las que hemos decidido compartir nuestras vidas. Cuando veo a Rubio interesándose por todo lo que me han dicho en la consulta, pidiéndome que no me deje ningún detalle atrás, pidiéndome que le explique otra vez los pasos a seguir de la FIV, preguntándome por mis chicas de la #infertilpandy o haciendo horas extra para que no nos falte de nada y poder pagar el tratamiento sin morirnos ahogados a final de mes…, siento que no podría haber encontrado a una persona mejor con la que compartir mi vida, porque él nunca defrauda y siempre me empuja a continuar.

Odio la infertilidad con toda mi alma, de todo corazón daría todo lo que tengo por cambiar nuestra situación y no tener problemas para tener hijos, pero lamentándome no encontraré soluciones. Quiero creer que cuando mi sueño se haga realidad, apreciaré la maternidad de otra forma y me sentiré profundamente orgullosa de todo el camino que hemos recorrido para tener a ese bebé a nuestro lado.

Ahora que estamos a punto de finalizar el año, que sólo un mes y unos días nos separan de un 2015 lleno de ilusiones y esperanzas, hago balance de este año y me doy cuenta de que, a pesar de que he vivido unos momentos horribles con mis dos IAs negativas y los quistes residuales que no me dejaban en paz, o el mal rato que me han hecho pasar algunas personas con sus comentarios acerca de porqué todavía no tengo hijos, a pesar de todo eso he crecido y mejorado como persona, me he vuelto mucho más selectiva con la gente que me rodea y he aprendido a valorar muchísimo más lo que tengo.

Tengo unos Super Papás geniales que me apoyan en este camino. Tengo al hombre de mi vida a mi lado, demostrándome cada día que el amor todo lo cura. Tengo una familia estupenda, que siempre está dispuesta a acompañarme a todas mis consultas en la clínica. Tengo un apoyo incondicional gracias a la #infertilpandy, las únicas que no me han hecho sentir sola en este camino. Y tengo muchas ganas de luchar por mis sueños, de verlos cumplidos y que crezcan a mi lado.

Hoy este post también está dedicado a vuestros chicos o maridos… porque ellos se lo merecen todo y más. Por todas las veces que han limpiado nuestras lágrimas tragándose las suyas. Sois la fuerza que nos mantiene en pie!

Y después de la lluvia incesante y agotadora, veo salir el arco iris y respiro profundamente, cogiendo fuerzas para un nuevo asalto.

Anuncios

20 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad

20 Respuestas a “REFLEXIONES EN UN DÍA LLUVIOSO

  1. Me emocionan muchísimo tus palabras querida Elora!!
    Me he sentido súper identificada contigo en cada palabra, y en el pilar tan importante que es Mr. Popero y que lo fue cuando lloraba desgarrada por las noches suspirando por mi estrellita.

    Estoy segura que lo conseguirás, que va a salir todo bien y que pronto nos darás una buena noticia. Ten mucha fe en la ciencia y en los médicos y llegará!!
    Mil besos

    Le gusta a 3 personas

    • Ainsss, si es que, ¿qué haríamos sin ellos? Son nuestro pilar fundamental para sobrellevar este duro camino, no siempre saben expresar sus emociones pero siempre están ahí, acompañándonos 🙂
      Ojalá pronto pueda daros una buena noticia, lo estoy deseando!!! 😉 En un mesecito más o menos comenzaré la ICSI y ya hacía tiempo que no estaba tan animada, estoy deseando empezar!
      Quiero creer que ya estoy más cerca de mi pequeñín, ojalá así sea 🙂

      Un besazo!!!

      Me gusta

  2. pues el balance con ellos nunca puede ser malo del todo y siempre nos quedará pensar que el año que viene será mejor que este y el otro más y así 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Yo sueño cada día con que el próximo año será mucho mejor, que este año me ha puesto a prueba para conseguir mi sueño y que no tardará en aparecer 🙂 Ainss, si es que soñar es gratis, pero me encantaría que ocurriese así 😉

      Un besazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Kira

    He conocido tu foro hace tan sólo unos días y aún no me había atrevido a escribir, pero tenía que decirte que se me han saltado las lágrimas leyéndote, ya que me he sentido identificada en muchas de las situaciones que recoges en el texto.
    Y muchas felicidades por Rubio, da gusto poder contar con gente así al lado.
    Muchísimo ánimo y suerte!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Kira! Muchísimas gracias por tus palabras, de verdad, me reconforta saber que la gente se siente identificada con las cosas que escribo. Le da sentido a todo esto 🙂
      La verdad es que tener a personas como Rubio a mi lado es una verdadera suerte; sé que por mucho que me caiga, él siempre estará ahí para levantarme, y eso no tiene precio 🙂 En los malos momentos es cuando descubres de qué pasta está hecha la gente, ¿no?
      Muchísimas gracias por tus ánimos, ojalá muy pronto todo esto acabe con un final feliz 🙂
      Un besazo!

      Me gusta

  4. Nena, ya sabes que te entiendo y suscribo cada una de tus palabras. Estamos juntas en esto.
    Maridín da la talla, y si alguna vez no lo hace, rectifica. Asume que yo me llevo la peor parte de todas y eso que el tiene que cargar con lo suyo también.

    Un besazo

    Le gusta a 1 persona

    • Tienes a un gran hombre a tu lado, Clara. Cuánto nos ayudan en estos malos momentos, ¿verdad? Si es que son unos soletes 🙂
      Gracias por estar ahí y por tener siempre unas palabras de ánimo, se agradece muchísimo. Sabes que estoy contigo y que te deseo lo mejor 🙂

      Un achuchón gigantesco!

      Me gusta

  5. Ánimo guapa. Este tiene que ser nuestro año! Vamos a ir a por todas para conseguir nuestro sueño!

    Le gusta a 1 persona

  6. Jo nena como te comprendo! Siempre se mira nuestro lado por todo lo que nos llevamos encima, pero ellos tambien sufren y mucho. Enhorabuena por tener a ese pedazo de hombre a tu lado, no mereces menos. I love you so much!

    Le gusta a 1 persona

    • Y tanto que sufren… Yo a veces me olvido de que maridín también sufre y lo pasa mal, en ocasiones me centro demasiado en mi propio dolor y no tengo tanto en cuenta que a pesar de que él siempre sonríe, a veces sus sonrisas esconden algo más. Rectificar es de sabios, así que a partir de ahora me volcaré mucho más en él 🙂
      Estoy segura de que tu Antonio también es un pedazo de hombre como la copa de un pino, alguien tan maravilloso como tú no podría tener a otro tipo de persona a su lado.
      Te quiero mucho mucho!

      Le gusta a 1 persona

  7. Mucho ánimo nena!!! Enhorabuena por ese rubio que tanto te cuida!!

    Le gusta a 1 persona

  8. Muchísimas gracias guapa!!! Ainss, si es que no puedo quejarme, es un verdadero solete! 🙂

    Un beso!

    Me gusta

  9. Siempre consigues emocionarme con tus post, porque son palabras preciosas y porque se nota que te salen del corazón.
    Un besazo guapa!

    Le gusta a 1 persona

  10. Cuanta razón tienes. Coincido con todas, tenemos a nuestro lado a unos hombres increíbles que se merecen el oro y el moro.
    Tengo la firme esperanza de que el 2015 ya nos toca ser felices consiguiendo nuestro sueño. A por esa ICSI nena! Muak.

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola preciosa! Llevo muchísimo tiempo leyéndote, aunque no recuerdo si te he llegado a escribir en alguna ocasión, pero esta entrada lo merece!

    Me he emocionado leyéndote porque tienes mucha razón en todo lo que dices. Si es cierto que nosotras nos llevamos la peor parte del tratamiento, pero ellos también lo sufren aunque se intenten mantener siempre en pie para levantarnos a nosotras cuando caemos.

    Personalmente aún no hemos empezado ningún tratamiento (espero empezar 2015 de la mejor manera posible e ir a por ello cuanto antes), pero muchos son los momentos en que maridín ha estado a mi lado secando mis lágrimas y tirando del carro para seguir adelante y no rendirnos sin haberlo intentado antes.

    Un beso muy grande guapa y muchísimo ánimo!! que cada vez queda menos para conseguirlo.

    Le gusta a 1 persona

  12. Mañana visita mi blog. Te dejaré un premio 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s