Archivo mensual: agosto 2015

SUEÑO, CANSANCIO Y ECO DE LAS 20 SEMANAS

Perdonadme por la desconexión del blog últimamente, el sueño y el cansancio han regresado y parece que para quedarse por un tiempo indefinido conmigo. Tengo momento de mucha energía que aprovecho para hacer recados, salir a pasear con mis peluditos, ir de compras y demás, y tengo también momentos en los que me tiraría todo el día en el sofá vegetando, viendo la televisión o durmiendo como una marmota. He intentado actualizar antes, pero me ocasionaba tal pereza que acababa dejándolo y apagando el ordenador.

Aprovecho estos momentos de energía para contaros cómo va todo 🙂 Hace muy poquito me tocó la eco morfológica de las 20 semanas en el hospital (en realidad, ya estaba de 21+4). Estaba bastante nerviosa por si se veía algo que no estuviese bien en los peques (soy una agonías, lo sé), así que el día anterior me lo tiré un poco preocupadilla y deseando que todo fuesen buenas noticias. Por suerte, Rubio pudo acompañarme, cosa que me encanta porque por su trabajo casi nunca puede hacerlo y me da penita que se pierda momentos tan chulos como cuando los vemos moverse a través del monitor, pataleando y abriendo las manitos sin parar.

Os resumiré la eco de las 20 semanas para no enrollarme demasiado: los dos pequerrechos se encuentran en posición podálica (vamos, de culo), y pesan 430 gr Cacahuete y 480 gr Bizcochito 🙂 No me han dicho cuánto miden ni tampoco me han dado una fotito, pero bueno, lo importante es que los dos están perfectos y que todo parece ir viento en popa.

Hace unas semanas me preocupé bastante porque la barriga se me ponía “dura” de repente y se tiraba así horas, resultándome muy molesta esa sensación tan extraña de dureza, así que no me lo pensé demasiado y me planté en urgencias para comentarles lo que me estaba pasando. Por un momento pensé en no ir, me daba cosa que pensasen que soy una primeriza histérica, pero estar intranquila no es la mayor de mis aficiones y necesitaba respuestas.

En cuanto llegué y les conté lo que me ocurría, me atendieron enseguida y me llevaron al ala de partos, en donde me metieron en una habitación y me colocaron un monitor alrededor de la barriga para asegurarse de que no estaba teniendo contracciones. Las enfermeras fueron super amables y me tranquilizaron muchísimo, venían a verme cada dos por tres y contemplaban la pantalla del monitor tranquilas, diciéndome que todo estaba bien, que no había contracciones y que no tenía de qué preocuparme. Ya en consulta, la doctora me realizó una eco para asegurarse de que los peques estaban bien y me midió el cuello del útero, asegurándome que éste estaba largo y cerrado, tranquilizándome mucho.

Me recomendó una vida tranquila sin esfuerzos ni nada por el estilo, pero a fin de cuentas, una vida absolutamente normal. Le pregunté si había alguna explicación para mi barriga “dura” esporádica y me dijo que el útero es un órgano que se estira muchísimo durante el embarazo y que éste se resiente de vez en cuando (y en embarazos gemelares todavía más). Me aconsejó que debo sentarme y descansar cada vez que me vuelva a ocurrir, pero que no me preocupe siempre y cuando la dureza de mi barriga no vaya acompañada de dolor, pérdida de líquido o sangrado de ningún tipo. Me volvió a recordar que los embarazos gemelares tienen estas cosas y que no me preocupe, que todo está bien y los peques están perfectos.

Y yo, como soy muy obediente, le he hecho caso y he decidido no preocuparme en exceso, disfrutando de esta etapa al máximo. Me transmite mucha tranquilidad sentirles tanto como les siento, es increíble lo fuerte que me patean la tripa y a mí me encanta, se lo están pasando pipa ahí dentro y Rubio y yo no podemos estar más encantados. Hay momentos de miedos e incertidumbre, pero intento no dejarles demasiado espacio en mi cabeza. Espanto a manotazos a los malos pensamientos comprando ropita de bebé e incluso atreviéndome a pintar su habitación; es un método infalible para librarme del asqueroso miedo que me asalta en ocasiones.

Gracias a todas por estar ahí, por preocuparos y alegraros con cada avance 🙂 Para mí significa muchísimo, sois todas increíbles y ya os considero las ciber titas de mis dos chiquitines ❤

Os dejo con una foto de mi barrigola de 22 semanas. Me la saqué la semana pasada, ahora ya ha pegado un buen estirón otra vez 🙂

Mil besos!!!

CYMERA_20150731_183251

22 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre