Archivo de la categoría: Mi música

POST MUSICAL INICIADO POR CUCHIMU

¡Hola preciosas mías!

He decidido continuar con la genial idea que ha tenido mi querida Cuchimu, creando un post musical con canciones que tengan un significado especial para nosotras. La cosa es que aparecerá una serie de frases y en cada frase hay que indicar una canción que nos haga sentir justo eso, ¿me he explicado más o menos bien? ¡Seguro que no! jajaja

Allá vamos!

Canción que te sube el ánimo: PLATERO Y TÚ – SI TÚ TE VAS 

Me encanta esta canción! Y me encanta Platero y tú! Esta canción me sube muchísimo el ánimo, podría escucharla a todas horas y no me cansaría. Por las mañanas, mientras limpio la casa, suelo ponerla a todo volumen para que el mal trago se haga más llevadero 🙂

Canción que te pone romántica, tonta o como lo quieras llamar: BON JOVI – BED OF ROSES 

Ainss, no puedo evitarlo, esta canción saca a relucir mi lado más tontorrón. Me pongo romanticona sólo de escucharla. Es taaaan bonita…

Canción que te llega dentro, muy dentro: AEROSMITH – I DON’T WANT TO MISS A THING 

Es la canción de nuestra boda! Sí, somos así, no podemos evitarlo 🙂 Es una canción preciosa con una letra que me encanta… Recuerdo ese día como si fuera ayer y se me ponen los pelos de punta cuando recuerdo esta canción sonando de fondo y todos nuestros amigos y familiares brindando por nosotros… Uno de los mejores recuerdos de mi vida!

Canción que te hace llorar: JOHN LEGEND – ALL OF ME 

Sí, lo sé, no tiene nada que ver con mi tipo de música, pero me encanta y me hace llorar. Para mí, tiene un significado muy especial y no puedo evitar que los ojos se me llenen de lagrimillas cada vez que la escucho. Cada vez que voy a la clínica, por una cosa o por otra, siempre la acaba escuchando en algún momento del trayecto. Para mí significa un “No te detengas. No te estoy diciendo que será fácil, te estoy diciendo que valdrá la pena”. Y sólo por eso consigue hacerme llorar muchísimo. Siempre será especial para mí.

Y, por último, una canción que te guste: QUEEN – I WANT TO BREAK FREE

Esta fue una de las bandas que me atrapó en la niñez y por la que me metí en este mundillo de la música no comercial. Me encanta esta canción, es una de mis favoritas 🙂 Freddie Mercury siempre será uno de los grandes, su voz es eterna!

Bueno, y esto es todo! Espero que os haya gustado, aunque no todas compartamos gustos! 🙂

Animaos! Será divertido descubrir nuestras canciones favoritas 😉

Un beso gigantesco a todas las que me leéis!

4 comentarios

Archivado bajo Cosas de mi mundo, Mi música

SIGO REFLEXIONANDO

En mi última entrada, os hablaba de los sentimientos que he experimentado como infértil a lo largo de todo este camino que todavía no se ha acabado. Esta vez me gustaría hablaros de un sentimiento extraño, confuso, un sentimiento que me ha hecho sentir como una persona horrible en más de una ocasión.

El dolor que sientes por dentro cuando te enteras de un embarazo de una persona muy cercana. Algo se te desgarra por dentro, tienes ganas de llorar de rabia, pero sonríes y actúas lo mejor que puedes. Ese sentimiento me ha hecho sentir una mala persona, alguien despreciable, y me ha costado muchísimo aceptarlo y comprender qué estaba pasando en mi cabeza.

Hace unas semanas me enteré de que un amigo íntimo sería papá en diciembre. Y hace tan solo unos días, me envió las ecografías de su bebé. Y algo se me rompió por dentro. Un dolor profundo, una presión en el pecho imposible de ignorar, una angustia que no supe controlar. ¿Cómo explicar que me alegro por él pero una parte de mí se siente dolida con la noticia? ¿Cómo explicar que me encantaría estar en su lugar, ser yo la que enviara las ecografías de mi bebé, que lo daría todo por cambiarme por él? ¿Cómo explicar que yo lo intento con todas mis fuerzas y no puedo tenerlo? ¿Cómo explicar que mi mayor sueño es ser mamá y que apenas rozo ese deseo con los dedos? ¿Cómo explicar que no me alegro tanto como a él le gustaría? ¿Cómo explicar todos esos sentimientos locos y contradictorios que pululan por mi mente levantándome dolor de cabeza? ¿Cómo explicar el viaje que he emprendido sin saber cómo acabará? ¿Cómo explicar…? Y es entonces cuando pienso si algún día lo conseguiré. Si todo este dolor y esfuerzo valdrán la pena. Si esta historia tendrá un final feliz para mí.

Demasiadas preguntas. Demasiados sentimientos. Demasiado todo. Cuando vi aquellas dos ecografías por primera vez, un cosquilleo extraño recorrió mi estómago. Ese bebé, esa preciosa forma en la oscuridad de la pantalla, es todo cuanto yo deseo. Pero no puedo. No puedo y eso me destroza por dentro. Me quedé demasiado tiempo viendo aquellas fotos, dolida de que algo tan sencillo para los demás, a mí me esté costando tanto. Porque esa preciosa forma en la oscuridad de la pantalla sería mi felicidad más absoluta. Y aunque quiero, aunque lo deseo con toda mi alma, parece que eso no es suficiente.

Supongo que da igual todas las veces que repita que deseo ser mamá. Supongo que resulta indiferente saber que me muero por crear vida en mi interior. Todo eso da igual porque, por ahora, mi sueño no va a cumplirse. Pero es así. Es una realidad. Un deseo profundo en el interior de mi alma. Quiero ser mamá! Quiero ilusionarme con mi primera ecografía, quiero sentir a mi bebé dentro de mí mientras me patea las costillas, quiero preparar con amor y mimo sus cosas, quiero sentirme abrumada por los sentimientos tan fuertes que me hará sentir incluso antes de conocerlo. Quiero que me cambie la vida, que inunde mi casa de risas, que haga sentir plena mi alma.

Y me duele, me duele tantísimo que todo sea tan complicado. Bebé, mamá no dejará de buscarte nunca, aunque le fallen las fuerzas. A mamá le gustaría ser más fuerte, no dejarse llevar tanto por las emociones, pero no puede. Ha llorado mucho por no haberte podido conocer todavía, quizás demasiado. Pero, créeme, mamá sabe que todas sus lágrimas algún día serán recompensadas. Porque cuando te tenga entre sus brazos, bebé, el alma de mamá se llenará de luz. Una luz que sólo proyectarás tú.

Mamá te quiere con todo su corazón; algún día podrá demostrártelo con achuchones y abrazos a todas horas. Ese día, mi Pequeña Canica, sabrás lo que es el amor incondicional de mamá! Pero nunca olvides que ya te quiere como si ya estuvieses aquí. Le pareces absolutamente perfecto incluso antes de conocerte! Son cosas de mamis, algún día lo comprenderás.

La infertilidad te hace experimentar emociones que creías no tener. Sentir un extraño dolor cuando te enteras de un embarazo muy cercano es uno de los nuevos sentimientos que yo he experimentado, y de los que más me desagradan. No me malinterpretéis, me alegro muchísimo por mi amigo, pero me duele que las cosas no sean tan sencillas para mí. A veces, fingir que estás bien y sonreír cuando te desmoronas por dentro es demasiado difícil.

Esta entrada he querido completarla con una canción que hoy en día me provoca un nudo en la garganta cada vez que la escucho. A pesar de no pertenecer a mi estilo de música, me ha maravillado tanto que no podía darle de lado mientras os abría mi corazón contándoos todo lo que he experimentado desde hace unos días. Esta canción tiene un significado especial para mí porque cada vez que cojo el tren para ir a la clínica, la escucho en alguna parte del camino. Cada vez que tengo cita en La fábrica de sueños, suena esta canción. Ya sea en el coche de camino a la estación, o en la radio de algún coche que pasa cerca de mí por la calle o en la cafetería en la que paro a tomar el desayuno.

Y cada vez que la escucho, se me pone un nudo en la garganta imposible de tragar. La letra es preciosa, transmite mucho sentimiento con cada una de sus palabras. Cuando la escuché por primera vez, fue Rubio quien vino de repente a mi mente. Porque todo de mí ama todo lo de él. Porque sin él este viaje incierto no tendría sentido. Porque él siempre me da todo de él sin esperar nada a cambio, me impulsa a continuar porque sabe que la recompensa valdrá mucho la pena. Porque él es mi principio, pero sobre todo mi final.

Mi vida, si algún día lees esto, sólo quiero agradecerte todo lo que me das cada día. Serás un padre increíble!

Y a ti, mi bebé, no dejes de esperarme porque muy pronto te encontraré. Ten fe, mamá es muy cabezota cuando se lo propone!

20 comentarios

19 junio, 2014 · 19:07

CANCIÓN DE CUNA

Imagen

“Duerme, duerme y sueña tener

una vida sin la tentación

de delirios de oro y poder,

de juzgar, aunque exista razón.

La avaricia es la esclavitud

del alma y de la libertad.

Que te no bese nunca la envidia, 

que no te abracen el odio y el mal.

Duerme, duerme y sueña con ser

de tu mejor tesoro el guardián:

el amor que yo en ti he volcado,

de eso tienes mucho que dar.

No te engrandezcas con la riqueza

ni te apoques con la pobreza,

que ni la derrota ni el fracaso te impidan

ver que mañana otro día será.

Duerme, duerme, aquí estaré,

las nubes serán tu colchón,

que ni el viento ni la brisa te dejen

de acariciar, pues tú eres mi Don.

Duerme, duerme y sueña tener…”

– Mägo de Oz. “Duerme” –

Desde hoy inauguro una nueva categoría a la que llamaré Mi música. Desde siempre, desde que era muy pequeña, siempre me he sentido maravillada por las letras que calan hondo y se hacen un huequecito muy importante en el corazón de cada uno de nosotros. Nunca me ha gustado la música comercial ni tampoco he escuchado las típicas canciones que suelen sonar en la gran mayoría de emisoras de radio de nuestro país. Siendo todavía una cría, me llamaban muchísimo la atención los atuendos y maquillajes tan llamativos de KISS, o la voz increíble de Axl Rose, o los movimientos enérgicos y salvajes de Angus Young, vestido con su peculiar uniforme de colegial; por no hablar de la música, la voz y los geniales movimientos del increíble Michael Jackson. De pequeña, quería bailar el Moonwalk como Michael, me subía a los zancos para imitar las altísimas plataformas que llevaban los Kiss, imitaba el Duck Walk (andar de pato) con una guitarra de juguete y me creía el mismísimo Angus Young… ¡Sólo me faltaba el uniforme!

Desde siempre, he tenido cierta sensibilidad hacia cierta música. Recuerdo que malamente me expresaba con claridad y ya tarareaba las canciones de Rosendo, Los Suaves o AC/DC que mi padre hacía sonar en el coche mediante las cintas de cassette. Y Super Papá qué orgulloso se sentía! Su niña había salido rockera, toda una alegría para él, que disfrutaba de esa música desde que no era más que un joven adolescente.

Hoy en día, soy yo la que deseo que mi pequeña Canica siga mis pasos el día de mañana. Qué feliz me sentiría viéndolo crecer con una guitarra en las manos, tarareando las canciones que tanto me gustaban a mí de niña.

La canción con la que he decidido inaugurar esta nueva sección se llama “Duerme”, del grupo español Mägo de Oz. Hace muchos años, cuando yo apenas rozaba la adolescencia, me encantaba este grupo. Hoy en día, apenas los escucho y si lo hago, es para recordar aquellos tiempos en los que me sabía sus letras de memoria.

Pero esta canción, “Duerme”, siempre ha sido una de mis favoritas. Hasta ahora desconocía por qué. Una vez que Rubio y yo entramos en este mundo de consultas, tratamientos e incertidumbre, comprendí por qué esta canción significaba tanto para mí. Porque me gustaría cantársela a mi pequeña Canica cada noche antes de dormirlo entre mis brazos. Mi chiquitín, adormilado, buscaría consuelo entre mis brazos y el calor de mi cuerpo y yo susurraría cada verso cerca de su oído, acunándolo con movimientos lentos, envolviéndolo con cada palabra para que, finalmente, cayese dormido con una sonrisita tierna en los labios.

Esta canción es para ti, Canica. Porque algún día podré cantártela y comprenderás cuánto significas para papá y para mí.

Porque tú, mi hermoso bebé, serás nuestro don, el más valioso de todos. 

Te esperamos, cielo. 

Deja un comentario

Archivado bajo Mi música