Archivo de la etiqueta: ilusión

ENCONTRANDO LA PAZ

Mañana cumplo 15 semanas. Quince semanas de miedos, de inseguridades, de esperanza, de ilusión, de amor desmedido y, sobre todo, de un instinto de protección hacia mis luceritos que no había experimentado jamás.

Me he dado cuenta de que, poco a poco, he ido recuperando la personalidad que me habían arrebatado los tratamientos y la infertilidad. No me malinterpretéis, siempre seré infértil y jamás olvidaré el camino que he recorrido para llegar hasta aquí, pero desde que estos dos chiquitines están dentro de mí me ha embargado una paz que hacía mucho tiempo que no sentía.

Los embarazos ajenos ya no tienen ese efecto tan devastador en mí, ni tampoco ver barriguitas y bebés preciosos por todas partes. Vuelvo a sonreír, vuelvo a recuperar mi antiguo yo, vuelvo a bromear y estoy deseando hacer planes a todas horas con mis amigas ahora que el reposo absoluto ha desaparecido de mi vida. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien. Me había acostumbrado tanto a estar triste que ya no recordaba lo bien que se siente una consigo misma cuando está en paz con todo lo que la rodea.

Y, con mucha cautela, me estoy permitiendo disfrutar.

DSC01796

Regalitos super cucos de amigas increíbles y mi Rubio encantador

Después de los sangrados y la recomendación del reposo absoluto, no pude salir de casa durante poco más de 5 semanas. Mis mejores amigas nunca me dejaron sola, me visitaban todas las semanas y me hacían reír con sus anécdotas de trabajo y cosas así, hacían cualquier cosa por verme sonreír. Cuando cumplí 10 semanas, me regalaron este álbum de recuerdos tan mono (bendito Mr Wonderful!). Me pareció realmente bonito, hojeé las páginas pero no me atreví a escribir nada en él. No podía, me daba auténtico pavor ilusionarme con algo así y, aunque se lo agradecí mucho, lo guardé en un cajón hasta que fuese capaz de decorarlo con ecografías y demás recuerdos.

DSC01799

Es un álbum realmente precioso repleto de frases molonas

Ahora, por fin, creo que ha llegado el momento de animarme a completarlo muy poco a poco. Los miedos e inseguridades siguen ahí, pero os prometo que lo hacen en proporciones realmente pequeñas.

Rubio, que es una persona mucho más positiva que yo, siempre ve el vaso medio lleno y una mañana me obsequió con esta monada:

DSC01797

DSC01798

Mi Solete y mi Lunita, ¿verdad que son preciosos?

Toca hacerse a la idea de que en unos meses dos pequeñajos llenarán nuestro mundo de alegría y amor incondicional y se animó a comprar dos chupetitos, los que más le llamaron la atención 🙂 A mí me encantan y los guardo como si fueran un auténtico tesoro!

Así que por fin puedo gritar a los cuatro vientos que esta menda está disfrutando a tope de esta etapa tan increíble, ilusionándome pensando en ellos y perdiendo el miedo a pasos agigantados.

Como dice Super Mamá: “Lo malo quedó atrás, ya es hora de vivir ilusionada y sin miedos por lo que va a venir”.

Tiene toda la razón, ¿no es cierto? 🙂

Anuncios

28 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre

CALENTANDO MOTORES

Siento entrar con un día de retraso para contároslo, pero ayer me resultó imposible entrar y contaros las novedades. Ayer volví a la clínica; me habían indicado que debía volver cuando estuviese a punto de acabar las anticonceptivas y así lo hice. Pensé que se trataría de una consulta rutinaria para ver cómo estaba todo por ahí dentro y acabé marchándome para casa con el Gonapeptyl puesto.

¿Qué es el Gonapeptyl? Yo no tenía ni idea y en la clínica no me lo explicaron (a mi gine hay que sacarle las palabras con sacacorchos), pero mis chicas de la #infertilpandy resolvieron mis dudas enseguida y me explicaron que el Gonapeptyl se utiliza para frenar la actividad de los ovarios para empezar un ciclo sustituido de embriones congelados. Cuando la innombrable haga acto de presencia, empezaré con Meriestra para engordar mi endometrio y ponerlo bien guapo para recibir a mis pequeñines.

He estado investigando un poco y en muchas páginas sobre reproducción asistida dice que el Gonapeptyl se emplea en los tratamientos de FIV con protocolo largo para crear una menopausia artificial en casos por ejemplo de endometriosis o pólipos, con lo que éstos se reducen en la mayoría de los casos.

En fin, que esto es un mundo y se utiliza para diferentes procedimientos, pero lo importante es que frenará la actividad de mis ovarios y en breve empezaré con Meriestra y progesterona.

El gine me aseguró durante la ecografía que todo estaba bien, que los ovarios estaban parados y que no había nada malo que fuera a modificar nuestros planes de la transferencia (hablábamos de quistes, me imagino, ya que mi cuerpo es un experto en fabricarlos en cantidades industriales).

Me vestí y regresé a la consulta, en donde se me explicó la pauta a seguir: pinchar Gonapeptyl ese mismo día, terminar las anticonceptivas, esperar a que me venga la regla y empezar con la Meriestra al segundo o al tercer día (me lo confirmarán cuando llame por teléfono para informar de que la innombrable ha hecho acto de presencia). Una semana después de estar tomando la Meriestra (dos pastillas por la mañana y una por la noche), vuelvo a la clínica para ver como le va a mi endometrio y ahí me indicarán cómo seguir.

Me pinché el Gonapeptyl en la clínica, fui a comprarlo a la farmacia y la enfermera de eterna sonrisa me pinchó en un abrir y cerrar de ojos y pude marcharme.

Así que esto marcha de nuevo, la segunda transferencia está a la vuelta de la esquina. ¿Cómo me encuentro? Asustada, la verdad. La inocencia y la ilusión de la primera vez han desaparecido y ahora solo siento un miedo atroz a que se vuelva a repetir lo mismo de la otra vez. Sé que a medida que se aproxime la fecha de la transfer recuperaré la ilusión de nuevo, pero ya no será igual, no será tan emocionante ni esperanzadora. Pienso en mis peques, en mis dos soles brillantes que están esperándome y se me escapa una sonrisa, pero automáticamente me reprendo a mí misma por volver a ser tan ingenua.

No os voy a mentir, tengo miedo de otro negativo. Es imposible no tenerlo después de dos IA y una FIV negativas. Parece que estoy destinada a recibir negativos, que las buenas noticias no son para mí. Estoy deseando que las cosas cambien, que por fin recibamos una buena noticia, pero no puedo evitar esconderme en mi coraza para no sufrir más de lo necesario. Estoy cansada de que las cosas no nos salgan bien (en general, ya no hablo solo de los tratamientos), de que tengamos que luchar tanto para conseguir nuestras metas, de que esta maldita infertilidad no nos dé tregua en ningún momento.

A veces pienso que no puedo crear vida, que eso no va ni conmigo ni con mi cuerpo. No entiendo por qué hasta ahora nada ha funcionado. 5 ciclos de Omifin, relaciones programadas, 2 IA y una FIV negativas. Para mí, demasiado. Quiero creer que los sueños se cumplen, que todas nosotras tendremos a nuestros bebés como recompensa de este duro camino, pero a veces no puedo evitar verlo todo negro. En ocasiones pienso que no lo voy a conseguir, que eso solo le ocurre a unas cuantas afortunadas y que yo no pertenezco a ese grupo de ganadoras. Intento desterrar ese tipo de pensamientos porque no me hacen ningún bien, pero reconozco que el negativo de la FIV me ha dejado bastante tocada.

Intento estar bien por Rubio, porque él no se merece que lo bombardee con malos pensamientos o ideas pesimistas. Él es una persona optimista, una persona que siempre tira hacia adelante a pesar de las adversidades, pero sé que en el fondo también está cansado, cansado de que todo nos salga del revés. Sin embargo, siempre tiene una sonrisa en la cara para mí y el “Todo saldrá bien” que tanto me tranquiliza y me gusta escuchar. La tempestad y la calma, juntos en busca de su bebé.

Deseo con todas mis fuerzas que este 2015 me demuestre que no hay nada imposible y que los sueños pueden cumplirse. Bizcochito y Cacahuete están esperándome y reconozco que me muero de ganas de verles en la pantallita, de amarlos, de creer en ellos y de tenerlos dentro de mí. Puede que la ilusión no sea la misma que la otra vez, pero sigo teniéndola, sigo sintiendo mariposas en el estómago cada vez que pienso que muy pronto veré a mis pequeños y contemplaré con amor de madre las fotografías de su diminuto (pero tan grande a la vez) ser.

Como veis, estoy zambullida de lleno en una montaña rusa, incapaz de apearme y controlar mis sentimientos. En el fondo estoy acostumbrada, son más de dos años subida en ella, pero estoy deseando bajarme y abandonarla de la mano de mi hijo (o hijos).

Ahora sí que sí… Empieza la cuenta atrás para la Misión Bizcochito&Cacahuete 🙂 ¡Deseadme suerte!

17 comentarios

Archivado bajo Cosas de la infertilidad, Mi FIV/ICSI

ARRANCAMOS: COMIENZO DE MI FIV

¡Feliz día de Reyes, guapuras!

Hoy vengo a contaros con una enorme sonrisa en mi rostro los primeros sentimientos ante el instantáneo comienzo de mi FIV. La semana pasada, en pleno sábado por la noche, mi amiguita la de rojo hizo su aparición y ayer por la tarde Rubio y yo acudimos a la clínica para ver a nuestra gine y saber si podríamos empezar por fin. Os reconozco que yo iba con la mosca detrás de la oreja, tenía miedo de que apareciese un contratiempo de última hora que nos obligase a retrasar nuestros planes un mes más.

No iba muy desencaminada.

Durante la ecografía, la gine comprobó que en mi ovario derecho existía un pequeño quiste residual de anteriores ovulaciones y me comentó la posibilidad de comenzar con las anticonceptivas durante quince días y así intentar que el pequeño #quistecabrón desapareciese para mi próxima consulta. Casi me da un vuelco el corazón. No. No. No. Me lo temía. Lo sabía, sabía que algo detendría nuestros planes. Justo ahora que nuestras energías estaban a tope!

Le dije a la gine que haríamos exactamente lo que ella nos aconsejase, que aunque nos decepcionaba un poco esperar de nuevo, haríamos lo que ella creyese conveniente para comenzar la FIV de la mejor forma posible. Me vestí y regresé a la consulta junto a Rubio y la enfermera. La doctora se sentó al otro lado de la mesa y empezó a buscar algún tipo de información en el ordenador. El corazón iba a salírseme del pecho.

“- Sí… ¡Aquí está! Efectivamente, antes de tu segunda IA, ese quiste seguía en el mismo lugar. En aquella ocasión, hicimos analítica y comprobamos Estradiol. Todo estaba en orden, por eso pudiste empezar. ¿Qué te parece si volvemos a comprobarlo? Si el quiste no produce hormonación, te daré mi aprobación para empezar la FIV”.

Suspiro de alivio. Solté el aire poco a poco, como desinflándome lentamente.

Cambiamos de consulta, nos condujeron a una pequeña habitación que me resultaba de lo más familiar (ahí es donde siempre tienen lugar las extracciones), me realizaron la analítica y nos explicaron a Rubio y a mí cómo se preparaba e inyectaba la medicación si finalmente los resultados de las hormonas salían normales. La enfermera nos informó que nos llamarían antes de las nueve de la noche para informarnos del resultado, y dependiendo de éste, prepararíamos las siguientes consultas. Nos fuimos de la clínica contentos, positivos, pensando que muy pronto nos llamarían para decirnos que todo estaba en orden.

Buscamos una farmacia, compramos la medicación y nos fuimos de compras. Me encontraba yo en pleno probador cuando me sonó el teléfono. Nerviosa y con dedos temblorosos, descolgué y puse la mejor de mis voces:

“-¿Sí?”

“¿Elora? Te llamamos de la clínica. Todo está en orden, mañana puedes empezar a pincharte. Cualquier duda o consulta, no dudes en llamarnos, ¿de acuerdo?”

Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Volvimos a casa con una sonrisa imborrable en nuestros rostros. Por fin. Un nuevo camino comienza y solo deseamos que sea el definitivo, el que nos conduzca a nuestra pequeña Canica. Me siento super emocionada y positiva como nunca antes lo había estado. Después de mi segunda (y última) IA que resultó ser horriblemente desastrosa (me vino la regla a cuatro días de la beta), necesité para y olvidarme de tratamientos. No quería seguir, no podía. No quería saber nada de inyecciones, controles, consultas, miedos, incertidumbres y demás. Necesitaba descansar a nivel emocional y mental. Y Rubio también. Y así lo hicimos. Nuestra última IA fue en septiembre del 2014 y, ahora, en los comienzos de enero de 2015, nuestras pilas están tan cargadas que siento que voy a comerme el mundo. Me siento tan ilusionada que no dejaré que nada me afecte.

Este es el mejor regalo de Reyes que me podrían haber dado. La ilusión de un nuevo comienzo.

Así que esta noche empezaré con Gonal y Menopur, y el próximo sábado tendré mi primer control de la FIV. En la próxima entrada prometo contaros al detalle cómo funcionan estas adorables inyecciones.

¡Hasta la próxima!

16 comentarios

Archivado bajo Mi FIV/ICSI

COLORES Y PEGATINAS

Hace unas semanas, víctima de un momento un poquitín malo después de mi segundo negativo, una idea diferente comenzó a arañar en mi interior para abrirse paso hasta mi cabeza. Tenía que ponerme manos a la obra, hacer cualquier cosa que me hiciese sentir útil en la búsqueda (un tanto infructuosa) de mi bebé. Necesitaba sentir que, aunque no estaba en mi mano obligar a que los tratamientos funcionasen, podía involucrarme en otro proyecto que me acercase más a ese chiquitín travieso que todavía no he conseguido convencer de que se quede con nosotros.

Así que pensé en diseñar, pintar y escribir un libro con historias, poesías, dibujos, pegatinas, fotos y frases que me han servido de ánimo para que, algún día, comprenda lo muchísimo que lo queríamos sus papás incluso antes de conocerlo y lo mucho que luchamos para tenerlo con nosotros. Sé que puedo darme el batacazo del siglo si las cosas no salen como yo espero, pero al menos siento que formo parte de algo, que contribuyo (mínimamente y con lápices de colores) con esta lucha tan agotadora.

He comprado un cuaderno con hojas lisas en el que poder pintar y colorear a mi gusto, colocando pegatinas por aquí y por allá, volcando toda mi ilusión y mi cariño en cada trazada.

DSC01785

Buscando en Google, encontré numerosas frases bonitas y positivas, así que no me costó mucho esfuerzo repetirlas en la hoja de papel mientras miraba la pantalla del ordenador con el fin de que me quedase lo más parecido posible.

DSC01788

Como veis, el mérito no es mío; busco frases y dibujitos, y después los reproduzco en el papel para que queden lo más bonitos posibles. No es un cuaderno indicado precisamente para un bebé, no podría comprender el significado de todo esto; pero sí que me gustaría mostrárselo cuando sea un poquitín más mayorcit@ y que así se haga una idea de lo mucho que significaba para nosotros cuando ni siquiera estaba dentro de mí.

En el fondo, es un proyecto más bien terapéutico, indicado especialmente para mí. Un lugar en el que volcar todas mis ilusiones, mis esperanzas, mis sueños y mis deseos más anhelados. Un lugar en el que ser yo, en el que sentirme libre entre lápices de colores y pegatinas para niños.

DSC01789

Duerme, de Mägo de Oz, una de las canciones que 

estoy deseando cantarte para que te duermas, mi cielo.

Es un poco chapucero porque está hecho a mano y el resultado no es siempre el que a mí me gustaría, pero a Rubio le encanta y está hecho con mucho cariño. Cuando me pongo a pintar y colorear, o a escribir la letra de una canción que le cantaría para que se durmiese, consigo olvidarme de todo por un momento.

Y esto es a lo que me estoy dedicando para sobrellevar las esperas lo mejor posible. La ilusión mueve montañas, ¿sabéis? Y la sola idea de imaginarme mostrándole este cuaderno a mi futuro bebé me devuelve la ilusión que había desaparecido en cierta medida después del segundo negativo. Así que, por ahora, seguiré llenando el librito de páginas repletas de color, dibujos, palabras y, sobre todo, mucho amor.

DSC01787

Besazos y achuches para todas las que me leéis y mis chicas de Twitter, que siempre tienen palabras de ánimo para mí 🙂 Sin vuestro apoyo, todo sería mucho más difícil. Sois las mejores!

17 comentarios

Archivado bajo Cosas de mi mundo

A LAS PUERTAS DE UN SEGUNDO INTENTO

Últimamente mi horario laboral apenas me permite un respiro para contaros cómo van los preparativos para mi segunda IA y realizar los requisitos para los premios que me habéis dado (gracias preciosas! Sois todas increíbles!) así que, ante todo, os pido mil perdones por tener el blog un pelín abandonadillo. Mi contrato está a punto de finalizar y prometo ponerme al día en los próximos días, palabra!

Os comentaré que el pasado 22 de agosto tuve consulta en mi clínica y la gine me recomendó terminar la caja de la píldora, esperar a que me viniese la regla y, si ningún contratiempo nos impide hacerlo, comenzar con la segunda IA. No quiero sonar muy convencida todavía por si aparece algo en el último momento que retrase nuestros planes (cosa que no me extrañaría), así que en cuanto tenga las recetas de la medicación en mi mano podré decir que el segundo intento será, por fin, algo OFICIAL.

Estamos muy ilusionados y hemos recuperado las fuerzas de nuevo, así que Canica prepárate porque a mamá y a papá no les gana nadie a cabezotas!!

Achuchones para todas!

9 comentarios

Archivado bajo Inseminación Artificial