Archivo de la etiqueta: maternidad múltiple

¡HE VUELTO!

Resulta increíble lo mucho que cambian las cosas en poco tiempo. El año pasado, por estas fechas, Rubio y yo habíamos decidido ir a por todas con nuestra primera FIV, volcando en ella todas nuestras ilusiones y esperanzas renovadas. Año nuevo, vida nueva, ¿no? Ese viejo refrán dio en el clavo con nosotros. En marzo de 2015 me quedaba embarazada de mis dos príncipes, demostrándome que los sueños se hacen realidad.

Y ahora aquí estoy, en enero de 2016, viviendo la maternidad a tope de la mano de mis dos pequeños hombrecitos. 3 meses y medio juntos. 3 meses y medio de amor incondicional, de amor del bueno. 3 meses y medio de redescubrirme a mí misma como madre, como mujer. 3 meses y medio de caos, locura absoluta, cansancio, cantidades industriales de pañales, biberones y achuchones y besos multiplicados por dos.

Mis dos soles cumplirán cuatro meses a finales de mes. Cuatro. A veces me resulta abrumador lo rápido que crecen, lo mágicamente rápido que pasa el tiempo a su lado. Chiquitines, no crezcáis tan rápido, ¿sí?

En cuanto les dieron el alta de la Unidad de Neonatología y comenzó nuestra nueva vida juntos, todas las piezas del puzzle encajaron al momento. Así es como debería ser, como debió ser desde el principio: los cuatro compartiendo nuestra vida juntos, sin separaciones dolorosas ni lágrimas en la oscuridad de mi habitación.

Criar a dos bebés no es fácil. No os voy a mentir, no todo es de color de rosa y me he visto superada en múltiples ocasiones, pero todo mal momento llega a su fin y toda rabieta incontrolable se acaba controlando. Reconozco que me costó adaptarme a su ritmo, dos bebés demandantes de comida y atenciones las 24 horas del día, sin importar la hora o el cansancio acumulado. Me he tirado días enteros en pijama sin salir de casa, la casa sin arreglar y los platos sin limpiar. Por suerte, la experiencia que he ido adquiriendo me ha permitido relajarme mucho más y mejorar cada día, y los momentos de agobio han disminuido para dejar paso a los momentos de sonrisas de mis bebés.

Soy feliz y esa es la verdad más importante de todo esto. La recompensa ha merecido la pena, más incluso de lo que yo imaginaba. Volvería a pasar por todo si a cambio los tengo a ellos. Solo llevan tres y medio en mi vida y me pregunto cómo he podido vivir sin ellos hasta ahora.

Todo el cansancio desaparece cuando sus hermosos ojos grises se topan con los míos y sonríen con tanta ternura e inocencia que el corazón me da vuelcos a cada momento.

Y ahora, que por fin encuentro breves momentos de paz mientras mis dos soles duermen plácidamente a mi lado, decido regresar. He echado mucho de menos el blog y a vosotras, pero me ha sido imposible volver antes por aquí. Ahora que hemos conseguido instaurar una cierta rutina, me veo con fuerzas de volver por este mundo blogueril que tanto me enamora.

Gracias a todas por vuestros mensajes de cariño para I & E, algún día les contaré la cantidad de gente buena que hay en el mundo.

Besos gigantescos a repartir!! 🙂

He vuelto!

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Y ahora mamá