Archivo de la etiqueta: mellis

SUEÑO, CANSANCIO Y ECO DE LAS 20 SEMANAS

Perdonadme por la desconexión del blog últimamente, el sueño y el cansancio han regresado y parece que para quedarse por un tiempo indefinido conmigo. Tengo momento de mucha energía que aprovecho para hacer recados, salir a pasear con mis peluditos, ir de compras y demás, y tengo también momentos en los que me tiraría todo el día en el sofá vegetando, viendo la televisión o durmiendo como una marmota. He intentado actualizar antes, pero me ocasionaba tal pereza que acababa dejándolo y apagando el ordenador.

Aprovecho estos momentos de energía para contaros cómo va todo 🙂 Hace muy poquito me tocó la eco morfológica de las 20 semanas en el hospital (en realidad, ya estaba de 21+4). Estaba bastante nerviosa por si se veía algo que no estuviese bien en los peques (soy una agonías, lo sé), así que el día anterior me lo tiré un poco preocupadilla y deseando que todo fuesen buenas noticias. Por suerte, Rubio pudo acompañarme, cosa que me encanta porque por su trabajo casi nunca puede hacerlo y me da penita que se pierda momentos tan chulos como cuando los vemos moverse a través del monitor, pataleando y abriendo las manitos sin parar.

Os resumiré la eco de las 20 semanas para no enrollarme demasiado: los dos pequerrechos se encuentran en posición podálica (vamos, de culo), y pesan 430 gr Cacahuete y 480 gr Bizcochito 🙂 No me han dicho cuánto miden ni tampoco me han dado una fotito, pero bueno, lo importante es que los dos están perfectos y que todo parece ir viento en popa.

Hace unas semanas me preocupé bastante porque la barriga se me ponía “dura” de repente y se tiraba así horas, resultándome muy molesta esa sensación tan extraña de dureza, así que no me lo pensé demasiado y me planté en urgencias para comentarles lo que me estaba pasando. Por un momento pensé en no ir, me daba cosa que pensasen que soy una primeriza histérica, pero estar intranquila no es la mayor de mis aficiones y necesitaba respuestas.

En cuanto llegué y les conté lo que me ocurría, me atendieron enseguida y me llevaron al ala de partos, en donde me metieron en una habitación y me colocaron un monitor alrededor de la barriga para asegurarse de que no estaba teniendo contracciones. Las enfermeras fueron super amables y me tranquilizaron muchísimo, venían a verme cada dos por tres y contemplaban la pantalla del monitor tranquilas, diciéndome que todo estaba bien, que no había contracciones y que no tenía de qué preocuparme. Ya en consulta, la doctora me realizó una eco para asegurarse de que los peques estaban bien y me midió el cuello del útero, asegurándome que éste estaba largo y cerrado, tranquilizándome mucho.

Me recomendó una vida tranquila sin esfuerzos ni nada por el estilo, pero a fin de cuentas, una vida absolutamente normal. Le pregunté si había alguna explicación para mi barriga “dura” esporádica y me dijo que el útero es un órgano que se estira muchísimo durante el embarazo y que éste se resiente de vez en cuando (y en embarazos gemelares todavía más). Me aconsejó que debo sentarme y descansar cada vez que me vuelva a ocurrir, pero que no me preocupe siempre y cuando la dureza de mi barriga no vaya acompañada de dolor, pérdida de líquido o sangrado de ningún tipo. Me volvió a recordar que los embarazos gemelares tienen estas cosas y que no me preocupe, que todo está bien y los peques están perfectos.

Y yo, como soy muy obediente, le he hecho caso y he decidido no preocuparme en exceso, disfrutando de esta etapa al máximo. Me transmite mucha tranquilidad sentirles tanto como les siento, es increíble lo fuerte que me patean la tripa y a mí me encanta, se lo están pasando pipa ahí dentro y Rubio y yo no podemos estar más encantados. Hay momentos de miedos e incertidumbre, pero intento no dejarles demasiado espacio en mi cabeza. Espanto a manotazos a los malos pensamientos comprando ropita de bebé e incluso atreviéndome a pintar su habitación; es un método infalible para librarme del asqueroso miedo que me asalta en ocasiones.

Gracias a todas por estar ahí, por preocuparos y alegraros con cada avance 🙂 Para mí significa muchísimo, sois todas increíbles y ya os considero las ciber titas de mis dos chiquitines ❤

Os dejo con una foto de mi barrigola de 22 semanas. Me la saqué la semana pasada, ahora ya ha pegado un buen estirón otra vez 🙂

Mil besos!!!

CYMERA_20150731_183251

Anuncios

22 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre

SENSACIONES

Sensaciones que dejan huella. Movimientos que llegan al alma.

Toquecitos tímidos al principio, golpeteo continuo después.

Dos pequeños individuos que me arrancan millones de sonrisas.

Y así estoy, disfrutando de esta etapa plenamente, maravillada de las sensaciones que estos dos pequerrechos despiertan en mí. Hace tres semanas que comencé a sentirles; primero no eran más que pequeños golpecitos tímidos apenas imperceptibles. Ahora se hacen notar, propinándome pataditas continuas y fuertes, haciendo que mi tripa se transforme en un ir y venir de bultos divertidos y mágicos.

Rubio y yo miramos embobados mi tripa mientras los peques se mueven a su antojo y los bultos hacia fuera aparecen sin parar; son unos trastos que se menean sin descanso! Es algo increíble, una sensación indescriptible que tenía miedo de no experimentar nunca.

Todo va bien y por fin los miedos empiezan a esfumarse. Cada día me atrevo un poquito más a comprarles nuevas cositas y muy pronto nos pondremos con su habitación, algo que me hace especial ilusión y será mi proyecto personal en el que haré y desharé a mi gusto para prepararles la habitación que tanto tiempo he imaginado.

Estoy viviendo un momento increíble y realmente mágico. Os deseo que muy pronto podáis experimentarlo, luchadoras, porque todas nos merecemos vivir algo como esto.

22 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre

ECOGRAFÍA 4D A LAS 18 SEMANAS

Hoy cumplo 19 semanas. Voy acercándome al ecuador y me parece increíble lo rápido que está pasando el tiempo… La semana pasada, estando de 18+3, mi Rubiales y yo acudimos a una clínica para hacernos la famosa ecografía 4D. Sabíamos que todavía es pronto para distinguirles los rasgos con claridad, pero fue un capricho mío y además nos moríamos de ganas de saber si podríamos conocer el sexo de los bebés.

Fue una experiencia preciosa. Los mellis no dejaron de moverse y eso complicó muchísimo sacarles alguna foto decente de la cara, pero fue increíble verles mover la boquita y hacer muecas de lo más divertidas. En cuanto me tumbé en la camilla y colocaron el ecógrafo sobre mi barriga, se encendió un monitor de televisión y mis dos luceritos aparecieron al momento, moviendo las manitos.

Queréis saber lo que son, ¿verdad?

¡Sí!-dijimos entusiasmados Rubio y yo. 

Uy, ¡pues se ve claramente!-dijo la chica que manejaba el ecógrafo, sonriendo-. ¿Tú qué crees que son?-me preguntó.

Dos niñas.

Mmmm…-sonrió, divertida. Movió el ecógrafo y apuntó a la entrepierna de los peques-. ¡Son dos niños! Aquí tenéis dos pililas. 

Rubio y yo empezamos a reír. Reír de felicidad. Y esa es una de las mejores sensaciones que he experimentado en toda mi vida. El sexo de los bebés nos daba exactamente igual, no teníamos ningún tipo de preferencia; pero saber lo que son hace que todo sea mucho más real, más tangible… Es una sensación mágica. A mí me daba en el cuerpo que serían dos niñas, no sé porqué, lo que quiere decir que mi intuición falla muchísimo jajaja

Estuvimos adorando a nuestros principitos durante más de media hora, escuchamos su corazón, los midieron y pesaron y nos entregaron un CD con 110 fotos, 3 fotografías impresas personalizadas (con los nombres de los peques), dos canastillas con productos para los bebés y para mí (chupetes, cremitas, biberones…) y además nos enviaron las 8 mejores fotos a mi móvil para que podamos verlos siempre que queramos 🙂

Volveremos en la semana 26 o 27 para hacer una nueva eco 4D y conocer sus rasgos con más precisión. ¡Lo estoy deseando! A mí me han parecido un par de guapos que no dejaron de hacer monerías para su papá y para mí. ¡La sonrisa tonta no se nos borró en todo el día!

Os dejo con mi barrigota de 19 semanas. Esta última semana ha dado un gran estirón, me sorprende lo muchísimo que ha crecido! Espero no herir ni molestar a nadie con este tipo de fotos, eso es lo último que quiero para luchadoras como vosotras. Sé lo que duele ver barrigas de embarazada cuando acabas de vivir otro negativo, solo deseo que no os incomode que de vez en cuando suba alguna foto para ver el progreso de los principitos dentro de mí.

¡Feliz miércoles!

retocada

27 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre

13 SEMANAS: VOLVIENDO POCO A POCO A LA NORMALIDAD

El tiempo pasa muy despacio durante los peores momentos: las esperas entre pruebas, tratamientos fallidos, la incertidumbre de lo que vendrá a continuación… He vivido todo eso, cada etapa, cada sensación, cada sentimiento que se atraganta en la garganta.

Ahora el tiempo vuela, quizás más rápido de lo que me quiero dar cuenta. He cumplido 13 semanitas de embarazo, todavía me cuesta creer que soy yo la que escribe estas líneas.

El reposo absoluto es cosa del pasado. En la eco de las 12 semanas (donde vi a mis bebés moverse y abrir las manitos a modo de saludo) no había rastro del hematoma, lo que nos hace pensar que finalmente se ha reabsorbido gracias a no despegar el trasero del sofá durante más de cinco semanas. En ese aspecto me he sentido realmente aliviada, necesitaba saber que ese obstáculo había desaparecido, que el reposo absoluto estaba sirviendo de algo. Me han recomendado una vida normal pero muy tranquila, sin esfuerzos ni nada por el estilo, pero al menos puedo moverme y dar pequeños paseos, que ya es algo 🙂 Y os aseguro que sabe a verdadera gloria!

Los peques están muy bien, creciendo mucho para tranquilidad mía; no dejan de asombrarme en cada ecografía, donde los veo cada vez más formaditos, abriendo y cerrando sus manitos, estirando las piernecitas y pegando botes sin parar. Me he declarado fan incondicional de las ecografías de mis bebés, me quedo embobada mirándoles, sonriendo feliz al verles tan llenos de vida.

A veces me parece increíble estar viviendo estos momentos… Hace un año no estaba segura de poder vivir esta experiencia tan increíble. “Todo llega”, suele decir Super Mamá, y ahora sé que es verdad.

Así que si tú que me estás leyendo estás pasando por un mal momento tras un negativo, si te sientes perdida y no sabes qué camino tomar, si desconoces si la fuerza te acompañará en todo este proceso… deja que te diga que eres más fuerte de lo que crees, que yo estaba como tú, perdida y sin saber hacia dónde ir, pero créeme que tarde o temprano encontramos el camino acertado. Lucha, lucha hasta que pienses que no puedes más, porque estoy segura de que lo que vendrá después será el mayor logro de nuestras vidas.

25 comentarios

Archivado bajo Primer Trimestre

ALTA EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA

A lo largo de estos años de lucha, reconozco que nunca me imaginé recibiendo el alta en la clínica de reproducción asistida; en especial después del primer negativo de la FIV. Pensé que jamás lo conseguiría, que mi sueño se alejaba cada vez más de mí.

Y ahora aquí estoy, con el alta en la mano, cumpliendo 10 semanas de un sueño hecho realidad. Reconozco que todavía no acabo de creérmelo del todo, pero verlos a través del monitor moverse y tan llenos de vida consigue desterrar poco a poco todos mis miedos.

He visto a mis dos luceritos abrir y cerrar las manitos, estirar las piernecitas, mover la cabecita y menearse como culebrillas dentro de mí. Y eso me llena de vida. Sonrío como una tonta e intento reprimir las lágrimas delante del doctor, embobada por semejante demostración de vida y crecimiento multiplicado por dos.

Y por fin me han dado el alta, felicitándome por el reposo que estoy haciendo que, al parecer, está ayudando mucho en todo este proceso. Me voy de mi clínica agradecida por la confianza que me han transmitido, por el trato humano que me han dado, por animarme a continuar y por haberme ayudado a cumplir mi sueño y el de Rubio. ¡Y por partida doble! No se puede pedir más.

Todavía me quedan unas semanas más de reposo, pero muy a gusto me presto a ello sabiendo que mis peques crecen cada día a pasos agigantados dentro de mí.

Es extraño y mágico este sentimiento. Nunca pensé que podría querer y cuidar tanto a alguien que sólo veo a través de un monitor.

Seguid así, pequeñitos míos, lo estáis haciendo muy bien.

20 comentarios

Archivado bajo Primer Trimestre

8 SEMANAS

Siento el abandono del blog y os agradezco infinitamente vuestra alegría por mí y mis peques; hay toneladas de buena gente en la blogosfera y me siento orgullosa de que parte de esa bondad siempre tenga un huequecito para mí con comentarios bonitos.

Este abandono está totalmente justificado (al menos, a mí me lo parece) y no me parece justo para vosotras que desaparezca sin más sin contaros lo que está ocurriendo.

Mis luceritos están bien, creciendo mucho y latiendo con una fuerza arrolladora. Ya miden 17’5 mm y 16’8 mm; en la última eco parecían dos ositos de gominola de lo más bonitos 🙂 Y aunque ellos estén bien, yo sigo con mis sustos habituales porque he tenido que volver a urgencias por un nuevo sangrado.

Allí vieron un pequeño hematoma que probablemente sea el causante de todo esto, y aunque en la clínica me aseguraron que el hematoma es pequeñito, debo guardar reposo para evitar más sustos y problemas. El objetivo es llegar en las mejores condiciones a las 12 semanas, esperando que con el crecimiento de los mellis el hematoma se reduzca y desaparezca.

Así que aquí estoy, de la cama al sofá y del sofá a la cama sin apenas hacer nada más que leer, ver pelis y transmitirles mucha calma y amor a mis bebés. Me tranquiliza ver lo mucho que han crecido, pero me encantaría vivir esta etapa sin tanto miedo como siento.

Y esa es la razón de que apenas publique nada últimamente. No me apetece coger el portátil y ponerme a escribir de cómo va todo esto cuando no me encuentro en una situación super ideal en la que disfrute al 100% de mi embarazo. Espero que me perdonéis.

Me quedo por aquí y prometo informaros de cada pequeño avance, aunque no escriba tanto como me gustaría. Yo me encuentro bien (exceptuando el malestar, las náuseas y los continuos vómitos) y mis peques crecen a una velocidad maravillosa. He descubierto el significado del amor puro e incondicional, el amor verdadero y la conexión instantánea entre una madre y sus bebés. Cada vez que les veo en el monitor, latiendo con fuerza y cómodos en mi interior, me enamoro un poquito más. Se me llena el cuerpo de vida, respiro hondo y me siento afortunada de poder vivir este momento. A pesar de los contratiempos, no puedo dejar de sentirme realmente afortunada por albergar en mi interior dos pequeñas vidas que han decidido agarrarse bien fuerte para poner mi mundo patas arriba.

Seguid así, luceritos, ya me habéis demostrado lo fuertes que sois y lo decididos que estáis de quedaros conmigo y con papá. Prometo cuidaros, siempre, con todas mis fuerzas. Os amo, tanto tanto que incluso asusta.

15 comentarios

Archivado bajo Mi FIV/ICSI, Primer Trimestre

LOS (HORRIBLES) EFECTOS DE LA MERIESTRA

¡Hola de nuevo! Últimamente tiendo a estar un tanto desaparecida, intentando no pensar demasiado en la que se me viene encima en apenas un par de semanas. Mi segunda transferencia está muy cerca y aunque sigo sintiendo mucho miedo por lo que podría pasar, no puedo evitar ilusionarme otra vez. No tanto como con Canica (eso fue un auténtico flechazo, amor del bueno a primera vista), pero lo suficiente como para sorprenderme sonriendo al pensar en esos dos congeladitos que me están esperando.

Intento no pensar mucho en ellos ni amarlos lo suficiente, pero es imposible. ¿Cómo no quererlos, si son la luz en esta oscuridad? Mis soles brillantes, los luceros de mamá. Y, ahora, que ese momento mágico está próximo de volver a ocurrir, vuelvo a ilusionarme, pensando que muy pronto los conoceré gracias a un monitor y unas fotografías ampliadas.

Bizcochito, Cacahuete, muy pronto abandonaréis el reino del frío para reuniros conmigo. ¡Qué emoción!

Hace tres días, la famosa Meriestra entró a formar parte de mi vida. ¿Para qué se utiliza? Para engrosar el endometrio, ni más ni menos. Vamos, que será la encargada de poner la casita de mis bebés bien mullidita para que estén a gusto y decidan quedarse conmigo por fin 🙂

Cuando abrí la caja y extraje la tableta que contiene las 28 pastillas, me parecieron totalmente inofensivas e inocentes. Pequeñas, azules, poca cosa. ¡JA! ¡Y una porra! Para mí, son el verdadero diablo. Los dolores de cabeza que me producen son insufribles y el estómago no lo tengo mucho mejor. El dolor de cabeza es continuo, a lo largo de todo el día, un “run run” infernal que no me abandona en ningún momento. Anoche me metí en la cama encontrándome horriblemente mal, solo quería apagar las luces y no escuchar ningún tipo de ruido. Dormí fatal, desperté en varias ocasiones debido al dolor pero, finalmente, esta mañana me desperté sintiéndome mejor.

Tomo 6 mg diarios repartidos en dos tomas: 2 pastillitas por la mañana y una por la noche. He descubierto que si las tomo justo después de las comidas, no se me revuelve el estómago ni siento ganas de vomitar. El dolor de cabeza no tiene remedio, así que solo me queda aguantar y esperar que con los días los efectos vayan remitiendo.

El próximo lunes vuelvo a la clínica para ver cómo va reaccionando mi endometrio y continuaré con la Meriestra el tiempo que me indiquen. Vamos, que esto marcha, que los días se van descontando y la ilusión vuelve a nuestras vidas. A veces me sorprendo hablando con Rubio de Bizcochito y Cacahuete antes de dormir; nos los imaginamos rodeados de frío, envueltos en bufandas gruesas y preguntándose cuándo sus papás vendrán a buscarlos jajaja Pensamientos paternales llevados a la locura!

Para nosotros, hablar de ellos con tanta naturalidad es el mejor modo de sobrellevar todo esto. No son el centro de nuestras conversaciones, pero cuando hablamos de ellos lo hacemos llamándoles así: Bizcochito y Cacahuete, nuestros mellis adorados.

Así que es oficial: estamos metidos de lleno en esta nueva aventura y muy pronto conoceré a mis pequeñines 🙂

¡Deseadme suerte!

20 comentarios

Archivado bajo Mi FIV/ICSI, Preparación para FIV