Archivo de la etiqueta: paseos

COSAS QUE HACER PARA DISTRAERTE

Ayer, primero de Mayo, además de ser festivo fue un día de flojera total y absoluta, un día en el que dormir hasta tarde estaba permitido y vaguear sin hacer nada estaba más que justificado. Rubio y yo nos levantamos tarde, dormimos como dos niños pequeños hasta que la pereza de estar tirados en la cama nos hizo abrir las ventanas y subir las persianas para disfrutar del magnífico día que teníamos en Galicia, también conocida como “El Reino de las Lluvias Perpetuas”. Los últimos días había regresado el mal tiempo, como ya es costumbre, y el cielo encapotado y gris parecía que no quería abandonarnos. Había estado lloviendo también, lo que es un auténtico engorro si tienes en casa a tres peluditos que se pasan por el forro la climatología y sólo buscan salir a pasear como caballos desbocados.

Así que Rubio y yo nos levantamos, desayunamos y salimos a pasear con nuestros peludetes, que disfrutaron como enanos con el buen tiempo y el calorcito agradable que se había instalado en Mi Rincón Favorito. Grandullón Amoroso se lo pasó en grande tirándose por la hierba y corriendo detrás de los pajaritos, mientras que Saltarín Inquieto lo investigaba todo a su alrededor, hiperactivo como siempre. Muñequita Linda es la más tranquila y caminaba despacito a mi lado, observándolo todo con sus grandes ojos curiosos de color miel.

Imagen

Imagen

Más tarde, asistimos a un torneo de fútbol en el que participaban los más peques de mi familia y nos llevamos a nuestros “tres hijos con patas” para que no se quedasen solos en casa. Grandullón Amoroso estuvo tentado en más de un millón de ocasiones de saltar al campo para atrapar los balones, así que Rubio tuvo que atarlo con la correa para que se quedase a nuestro lado. De haber podido, nuestro Grandullón habría saltado al campo para echarse unas carreras con los peques y de paso robarles la pelota! Jajaja Grandullón Amoroso adora jugar!

Fue una mañana fantástica en la que nos divertimos muchísimo y estuvimos entretenidos en cada momento. Comimos con Super Mamá y Super Papá, que se interesaron por nuestros avances en la S.S., y más tarde, llegó todo EL MUNDO: Tía Favorita con mi tío y sus dos hijos, Tío Manitas con mi tía y sus dos peques, Abuela Dulce y Abuelo Tierno y, por supuesto, nuestra pequeña familia de peludetes, a los que se sumó Pequeño Fanfarrón y Gran Ladrador, los perrillos de Tío Manitas y Tía Favorita respectivamente. En mi familia, el amor por el animales se ha heredado de generación en generación, así que cuando nos juntamos, no nos olvidamos de ellos y siempre los hacemos participes de cada celebración o quedada dominguera.

Nos lo pasamos en grande. Rubio jugó al fútbol con los peques de la casa, Super Papá se tumbó en la hamaca mientras Grandullón Amoroso intentaba subirse también y los demás montamos un despliegue en el jardín digno de una boda con mesas, sillas y todo tipo de guarradas para picar. (¡A la porra la comida sana!) 

Y, después, salimos todos a pasear con nuestros amores peludos. Hacía una tarde fantástica, ¿verdad?

Imagen

Me encanta la naturaleza y siempre que salgo me llevo la cámara para fotografiar cada instante. Adoro la primavera por todo lo que aporta visualmente, el color variadísimo de las flores que inunda los campos y las ramas de los árboles mientras la vida revolotea a mi alrededor. Todas las fotos que subo a mi blog, están sacadas por mí. Espero que os gusten!

Imagen

Dentro del mundo de la infertilidad, distraerte y mantener la cabeza ocupada es una de las cosas más importantes y que más te ayudarán a sobrellevar el camino. Yo intento distraerme paseando, leyendo, enganchándome a nuevas series, escribiendo y pasando mucho tiempo con mis amigos, con los que las horas parecen minutos y siempre disfruto de su compañía. Y si tienes el apoyo de tu familia, mejor que mejor!! Por suerte, Rubio y yo contamos con el apoyo incondicional de mi Super Familia y nunca me cansaré de agradecerles todo lo que hacen por nosotros.

Estos últimos días han transcurrido muy deprisa. El seminograma que nos pedía la S.S. lo dejamos listo esta misma semana, al igual que mi analítica de la progesterona en el día 23 de mi ciclo. Ahora, tengo que llamar para ver los resultados y ver cuál es el siguiente paso que nos piden.

Por nuestra parte, Rubio y yo estamos un tanto indecisos. Tenemos tantas ganas de empezar que nos gustaría llamar a la clínica privada y decirles que cuenten con nosotros para YA MISMO. Pero las prisas no son buenas consejeras y por mucho que empieces antes un tratamiento, no significa que acabará mejor. ¿Qué hacer? Todavía no lo tenemos decidido del todo.

Dudas, dudas y más dudas…. ¿Alguien dijo que esto sería fácil?

Os dejo una última foto, una de la que más me gustan del día de ayer. Aquí estamos Rubio y yo pidiendo que nuestro deseo se haga realidad. Bonita, ¿verdad? Ojalá fuera tan fácil como eso!

Imagen

Soplando para que Canica se decida a aparecer. Te esperamos, cielo. Papá y mamá te buscan incansablemente.

Deja un comentario

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de mi mundo, Las personas de mi vida

YA HUELE A PRIMAVERA

Sí! Sí! Al fin!! Puedo decirlo en voz alta y clara: YA HUELE A PRIMAVERA!!!

¿Qué por qué os extraña que lo anuncie en pleno mes de abril? Porque aquí, en tierras gallegas (alias “El Reino de las Lluvias Perpetuas”), nos hemos estado comiendo con patatas toneladas y toneladas de lluvia desde el pasado mes de octubre. En Galicia nos pasamos las cuatro estaciones del año por el auténtico forro y las suprimimos en dos, antagónicas y rivales desde el principio de los tiempos: Invierno por un tubo y, a ratos, un poquito de Verano como premio de consolación.

Esta mañana, cuando subí la persiana, un soplo de aire fresco y alegría me invadió. Hacía calor, ¡y buen tiempo! Últimamente, los nubarrones grises que se negaban a abandonar mi pueblecito y las lluvias eternas e inacabables estaban minando mi estado de ánimo. Adoro la lluvia, no podría imaginarme viviendo en un lugar en el que no lloviese habitualmente, pero después de casi seis meses sin parar, comenzaba a aborrecerla profundamente.

Esta es la bonita visión que me encontré esta mañana al despertar.

Imagen

Sol radiante, calor agradable, los pajaritos cantando con alegría mientras yo recordaba lo bien que se siente una cuando el tiempo acompaña.

Rubio y yo no nos lo pensamos dos veces. Por fin podríamos salir a pasear con nuestra pequeña familia numerosa. Cuando hace bueno, a Rubio y a mí nos encanta dar largos paseos por el monte, disfrutando de la naturaleza, de la tranquilidad, de la serenidad que aporta estar rodeados de una espesa y variada vegetación.

Imagen

Aunque todavía no hemos conseguido tener a nuestra Pequeña Canica con nosotros, nuestra familia en común comenzó a formarse hace casi diez años cuando recogimos de la calle una gatita abandonada y muerta de hambre que acababan de atropellar delante de nuestras propias narices. El conductor se había dado a la fuga y la pobre gatita estaba medio muerta a un lado de la carretera, inmóvil y respirando con mucha dificultad. Nos la llevamos al veterinario de urgencia en donde, milagrosamente, consiguieron salvarle la vida a pesar de las heridas tanto internas como externas que tenía en su cuerpecito. Una aparatosa célula en su patita derecha delantera para soldar una fractura un poco fea y Pandita se recuperó rápidamente, convirtiéndose en un animal inquieto y juguetón que destrozaba las cortinas y los sofás de la casa. Y cada noche, desde hace casi diez años, Pandita duerme conmigo, reconfortándome con su ronroneante presencia.

Desde aquel episodio, nuestra pequeña familia animal ha ido aumentado con los años, convirtiéndonos en una familia numerosa en toda regla. Después de Pandita, llegó Muñequita Linda (una preciosidad de perrita de apenas tres meses de edad que encontré abandonada a su suerte en el interior de una caja de cartón), Grandullón Amoroso (un amigo se lo regaló a Rubio) y Saltarín Inquieto, nuestro último miembro, un precioso perrito de ocho años muerto de hambre, lleno de parásitos y cubierto por completo por la sarna. Lo habían tirado como a una colilla, como quien se deshace de un mueble sin valor. Malditos.

Así que entre Rubio, Pandita, Muñequita Linda, Grandullón Amoroso, Saltarín Inquieto y yo, formamos una familia de seis felices miembros. Y cuando hace bueno, nos encanta salir a pasear, disfrutando del amor más incondicional y verdadero de todos: el que te proporciona un animal rescatado de la calle que ha vivido un infierno. Ay, Canica, ¡qué bien te lo vas a pasar con ellos! Grandullón Amoroso nunca se cansará de jugar contigo, ¡le encantan los niños! Y Muñequita Linda, aunque le cuesta entrar en confianza, será una amiga fiel que nunca te dejará solo. Y qué decir de Saltarín Inquieto… ¡con él no tendrás tiempo de parar ni un minuto! ¡No se agota jamás! Qué ganas de que estés aquí, Canica, hay tantas cosas buenas esperándote…

Después del paseo, Rubio y yo llevamos a cabo las “Visitas Domingueras”, que no son otra cosa que las visitas realizadas el último día de la semana para que tus progenitores se aseguren de que has comido bien el resto de la semana y de que, efectivamente, estás bien y continúas respirando, jajaja

Estos días he estado muy tranquila. He intentado pensar lo mínimo posible en el asunto de mi FSH alta y los problemas que eso conlleva y me he resguardado en mi familia y mis amigos, que siempre están ahí para animarme. Antes, solía distraerme muchísimo en el trabajo. Una jornada laboral de casi nueve horas que me mantenía ocupada mañana y tarde, de lunes a sábado. Los problemas de la búsqueda de Canica apenas aparecían mientras trabajaba, pues el ajetreo diario, la llegada de nueva mercancía, los clientes indecisos y la decoración de los escaparates de la tienda ya eran suficiente distracción para mí. Todo era más llevadero cuando estaba en posesión de un empleo.

Ahora, engroso la interminable cola del INEM, viendo con temor cómo los meses pasan y yo continúo en mi casa, en donde tengo mucho tiempo para pensar. Incluso demasiado. Y eso no es bueno, al menos en mi caso, que tiendo a ser una agonías. Todo sería más fácil si no pensara tanto. Si no le diera tantas vueltas a las cosas. Pero, por desgracia, dispongo de veinticuatro horas al día para meditas en mis cosas.

Increíblemente, estos últimos he conseguido no pensar tanto en el tema. Lo que tenga que ser, será. Y una vez sabido, sabremos cómo actuar. Mañana me repito las analíticas hormonales, porque sí, puedo decir que OFICIALMENTE ME HA VENIDO LA ROJITA! El Utrogestan hace milagros! Y en cuanto me entreguen los resultados, Rubio y yo dejaremos de sentirnos tan perdidos. He de confesar que tengo miedo a lo que puedan decir. Tengo pánico de que mi FSH haya aumentado, que los resultados no sean buenos. Son tantos pensamientos los que abordan mi cabeza que, a veces, me siento un poco abrumada.

Pero como he dicho: NO QUIERO PENSAR DEMASIADO, así que esta menda se va con su Rubio a cenar unas pizzas, que después de tanto tiempo siendo cuidadosa con la comida y llevando una pauta de ejercicio diario, ya me van apeteciendo!! Y me las merezco, ¡qué leches!

Bye, bye! Deseadme suerte!

COMIDA BASURA 1 – 0 AUTO CONTROL

Deja un comentario

Archivado bajo Caóticos pensamientos