Archivo de la etiqueta: navidad

¡FELICES FIESTAS!

Entro un momentín para desearos a todas unas felices fiestas y espero que el gordito de rojo haya cumplido alguno de vuestros deseos. Para mí las Navidades son una época de contrastes agridulces y, especialmente este año, he vivido contrastes realmente extremos. Por una parte, he dado saltos de alegría y piruetas voladoras porque Rubio ha vuelto a casa por estas fechas y os puedo asegurar que no hay nada que pague esa felicidad. Tantas semanas separados sin estar cerca uno del otro empezaba a pasarme factura y verlo llegar a casa la víspera de Nochebuena me produjo una sonrisa imborrable durante todo el día.

Por otro lado, el lado menos bonito por decirlo de algún modo, han sido otras navidades sin nuestro bebé. Recuerdo que el año anterior todavía las vivía con ingenuidad y muchísima esperanza, no habíamos empezado los tratamientos y no sabíamos lo que se nos venía encima. Hemos aguantado las típicas preguntas de “¿Y vosotros para cuándo?” lo mejor que hemos podido y nos hemos hecho los locos, fingiendo no saber nada del tema. Si es que estamos hechos unos maestros del engaño! jejeje

Sólo quería desearos lo mejor de lo mejor a todas, os lo merecéis muchísimo! Sueño con todas mis fuerzas que el 2015 nos traerá lo que tanto anhelamos, un bebé al que darle todo el amor que llevamos dentro 🙂

Os dejo con unos regalitos molones con los que Rubio me sorprendió en Navidad 🙂 Son una chulada, ¿verdad? Teniendo en cuenta que se encontraba fuera del país y que tuvo que organizar una verdadera odisea para pedir estas cucadas… solo puedo quererlo todavía más!

Un besazo gigantesco a todas! Prometo ponerme al día con vuestras historias en los próximos días 😉

DSC01793

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos

DOMINGO DESDE EL SOFÁ

Hoy es domingo por la noche, lo que significa que me encuentro tirada en el sofá esperando a que empiece un nuevo capítulo de Modern Family, ¡adoro esta serie! Y mientras espero, me he dado cuenta de que apenas falta una semana y media para que acabe el año y todavía no hemos empezado la FIV. Reconozco que me muero de ganas por iniciar el tratamiento y sentir que esto avanza, pero hay algo aún más importante que eso: la llegada casi inminente de Rubio a casa.

Creo que ya os lo he comentado alguna vez, pero por su trabajo, Rubio pasa bastante tiempo fuera de casa. Esta vez, ese tiempo se ha alargado demasiado y este mes de diciembre apenas nos hemos visto (probablemente solo haya estado en casa cuatro días como mucho); y, ahora, por fin, después de tantas semanas separados, el momento del reencuentro se acerca. Llegará el día antes de Navidad y para mí ese es el mejor regalo de todos. No le he pedido nada más al gordito de rojo, solo que mi marido vuelva a casa.

Este año tan intenso en cuanto a clínicas, búsqueda de respuestas y tratamientos se refiere, me he dado cuenta de muchas cosas y una de ellas es la persona increíble con la que comparto mi vida. No me malinterpretéis, ya sabía lo maravilloso que es antes de esto, pero es cierto que en las peores situaciones es cuando mejor conoces a las personas, y a mí eso me ha hecho valorar todavía más al hombre que comparte la vida conmigo desde hace casi once años. Me he enamorado de él a otro nivel diferente, mucho más entregado, incondicional, inseparable y noble de lo que he experimentado jamás. He redescubierto a una persona increíble, entregada, que se desloma trabajando para poder cumplir nuestro sueño, que me coge de la mano siempre que me fallan las fuerzas o que me arrebata sonrisas en los peores momentos.

Para mí, diciembre era sinónimo de esperanzas e ilusión, del inicio de un nuevo camino, de un nuevo sueño que estamos deseando cumplir. Pero ahora lo único que deseo es que mi maridín regrese a casa, en donde todos lo estamos esperando con los brazos abiertos. Esta Navidad será diferente a las demás, será especial y más mágica porque puede que sea la última que vivamos siendo solo dos. ¿Y si las próximas navidades ya tenemos a nuestro pequeñ@ con nosotros? ¡Sería maravilloso!

Quiero creer que muy pronto nuestro sueño se hará realidad, así que viviré estas fiestas con mayor intensidad.

¡Voy a comerme el 2015 con patatas!

A ti, mi amor, gracias por todo, por lo bonito que haces mi mundo aún sin proponértelo.

“Quiero ser tu piel en el invierno para que el frío en ti no pueda entrar…”

7 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos