Archivo mensual: octubre 2014

BEST INTERGALACTIC FOLLOWERS AWARDS

¡Hola mis princesas! ¡Feliz juernes! 🙂

Hoy vuelvo para agradecer a la guapa de Mamá Ingeniera (http://diariodeunamadreingeniera.wordpress.com/) que me haya concedido este premio tan molón, que la loca de Un útero para mi Alien (http://unuteroparamialien.com/) se ha sacado de la manga para agradecer a todas aquellas personas que hacen que nuestros blogs sigan creciendo gracias a sus visitas, comentarios, consejos, ánimos… ¡así que estoy encantada de nominar!

intergalactic-followers-awards

Las normas de este premio son:

1. Nombrar y agradecer a la persona que te lo ha dado.
2. Premiar a 4 seguidores.
3. Decir por qué premias a cada uno.

He de decir que el blog de Mamá Ingeniera también es uno de mis favoritos pero supongo que devolver no cuenta, ¿verdad? jejeje ¡De no ser así, sabes que este premio también sería para ti! Y, por supuesto, también se lo daría a la loquilla que ha creado este premio, pero desconozco si eso es posible! Me encanta tu blog y este premio también sería para ti!

– (http://cuchimublog.wordpress.com/) Mi sister querida!! Contigo tengo una conexión especial, incluso nos preguntamos si no seremos hermanas separadas al nacer… jajaja Nuestras conversaciones por Whatsapp son geniales y sirven para todo: desahogarnos, echarnos unas risas, conocer a nuestros peludos, planear futuros viajes en los que poder conocernos… 🙂 Eres una persona increíble, con un corazón que no te cabe en el pecho, y te quiero! Sí, sí, te quiero! Da igual la distancia que nos separe o que nunca nos hayamos conocido en persona, ya te has ganado un lugar en mi corazoncito.

– (http://estelaysuluna.wordpress.com/) Me gusta tu blog, sabes que te apoyo en tu lucha y que aquí estaré para lo que me necesites. Estás un pasito más cerca de cumplir tu sueño y te deseo que todo salga genial! 🙂

– (http://mamablogger1.wordpress.com/) Me encanta porque siempre me comentas y tienes palabras bonitas y de ánimo para mí. En prácticamente todas mis entradas hay un comentario tuyo animándome a continuar, a perseguir mi sueño, y para mí eso significa muchísimo. Me siento muy apoyada y comprendida y eso no tiene precio! 🙂

– (http://quierosermamaya.wordpress.com/) Eres super positiva, me encanta cómo cuentas las cosas, consigues transmitirme todo su optimismo en cada palabra y eso me encanta! Así que este premio… también es para ti! Ánimo preciosa, sé que estás en betaespera y sólo puedo desearte un positivo como una casa!

Y hasta aquí hemos llegado! 🙂 Felicidades chicas, os lo merecéis muchísimo y vuestros blogs y vosotras sois lo más!!!

Un besazo gigantesco para todas!!!

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Premios

SUMERGIDA ENTRE LIBROS

Hoy me gustaría hablaros de uno de los grandes placeres de mi vida: la lectura. Soy una adicta a los libros, una amante de todas aquellas historias que consiguen dejarme sin respiración en cada página, pidiendo más. Ante todo, os anuncio que soy una friki de Juego de Tronos, El Señor de los Anillos y derivados (tanto en libros como en series y películas) y, aunque soy muy romanticona, necesito leer historias cargadas de aventuras y giros inesperados. Para mí, uno de los grandes placeres de la vida es leer al aire libre. ¡Me encanta! Creo que me sumerjo todavía más en la historia, si cabe. Cuando hace bueno (sí, aquí en Galicia también sale el sol jajaja) aprovecho para salir al jardín, rodearme de mis peludetes (que no me abandonan ni siquiera para leer un libro), nos ponemos cómodos sobre una manta y dejo pasar las horas del día mientras leo y leo sin parar, identificándome con los personajes, llorando y riendo con ellos, alegrándome por sus victorias o enfadándome porque los malos vuelven a ganar.

En más de una ocasión he tenido que dejar de leer porque, sencillamente, había comenzado a atardecer y ya no había luz suficiente para no dejarme los ojos en cada página. Adoro leer al aire libre, en silencio, mientras la cálida brisa mece las hojas de los árboles, sometidas al caprichoso baile del inesperado viento. Los pajarillos parlotean sobre mi cabeza y el único sonido que interrumpe el silencio soy yo al pasar las páginas del libro. A lo lejos, escucho el tren y veo las luces de la ciudad. Pero aquí, en el pueblo, todo es tranquilidad.

Después del segundo negativo, no me sentía yo misma. Ya os he comentado que fui incapaz de llorar hasta que, de repente, un buen día, exploté y me deshice en lágrimas de dolor e impotencia. Pero seguía sin ser yo del todo, necesitaba mantener mi mente ocupada para no dejarme llevar por el estúpido pesimismo. Y entonces llegó a mis manos de nuevo. Una trilogía que ya había leído, que ya había conseguido atraparme de principio a fin, y esta vez no fue diferente.

Trilogia-los-juegos-del-hambre

Los Juegos del Hambre, de Suzanne Collins. Aunque esta vez sí hubo algo diferente, algo que no me ocurrió la vez anterior. Me ayudaron a distraerme de una manera asombrosa, a no pensar en nada más que en Katniss Everdeen, Peeta Mellark y Gale Hawthorne, el Capitolio, la lucha en la arena y las ganas que tenía de darle una patada en el culo al Presidente Snow. Y cuando quise darme cuenta, ya había acabado los tres libros y volví a empezar. Sí, sí, volví a leerlos otra vez. Y los días pasaron y me encontré con que ya había llegado el momento de hacerme las analíticas que me habían pedido en la clínica antes de empezar la FIV. Así, de buenas a primeras, los días y las horas se habían esfumado sin apenas darme cuenta y ya podíamos dar un pasito más para alcanzar nuestro sueño.

Solo por eso, por lograr que desconectara de verdad y que no pensara en absolutamente nada que no tuviese que ver con la lucha de Katniss contra el Capitolio, le he cogido un cariño especial a esta trilogía. Un cariño difícil de explicar con palabras, pero cada noche me voy a la cama con uno de los libros y los vuelvo a releer antes de quedarme dormida. Se supone que van dirigidos hacia un público más adolescente, pero qué queréis que os diga, a mí me han atrapado por completo!! jajaja Y hasta aquí la propaganda que le estoy haciendo gratis a Los Juegos del Hambre! jejeje

En cuanto al tratamiento, os contaré que nos hemos decidido completamente por la FIV (¡¡¡bieeeen!!!), y la próxima semana me realizaré unas analíticas hormonales para echarles un ojo de nuevo a mi FSH, LH, estradiol y progesterona para asegurarnos de que todo está como tiene que estar. Además, me mirarán también la tiroides, la glucemia y la insulina, y si todo está bien (cruzad los dedos, porfi!) con mi regla de finales de noviembre podremos empezar!!! 🙂

Lo estoy deseando, estoy cargando las pilas de nuevo y prometo ser todo lo positiva posible en cuanto me ponga el primer pinchazo de la FIV 🙂 Algo muy especial tiene que estar esperándome, o eso espero 🙂

Besazos a todas, mis reinas!!! Gracias por estar ahí!

Lo que necesito es el diente de león en primavera, el brillante color amarillo que significa renacimiento y no destrucción. La promesa de que la vida puede continuar por dolorosas que sean nuestras pérdidas, que puede volver a ser buena. Y eso solo puede dármelo Peeta.

Así que, después, cuando me susurra:

– Me amas. ¿Real o no?

Yo respondo:

– Real.

9 comentarios

Archivado bajo Cosas de mi mundo

PREMIO CONÓCEME

Bueno, bueno, ante todo pido disculpas porque esta entrada lleva varios días de retraso. La verdad que es que últimamente me ha costado ponerme las pilas con el blog, a veces sentía que no tenía nada que contaros y no quería resultar cansina de más con mis bajones durante este tiempo de espera… pero gracias a una de mis niñas favoritas (http://cuchimublog.wordpress.com/) estoy aquí con las pilas cargadas y dispuesta a ponerme al día de todo. Y ha sido precisamente ella, mi querida Marga, la que me ha nominado a este premio tan chulo. Muchísimas gracias corazón!!! 🙂

Las reglas del premio son las siguientes:

– Dejar un comentario en la entrada del blog que te nominó.

– Nombrar al blog que te nominó.

– Contestar a las 11 preguntas que te hacen y hacer 11 nuevas.

– Visitar los blogs nominados y si te apetece suscribirte, incluído el blog que te nominó.

– Nominar 8-11 blogs y comunicárselo.

– Coger el logo del premio y ponerlo en tu blog.

premio-conoceme-blogger

Las preguntas que se me plantea son las siguientes:

1. ¿Qué o quién te inspira más a la hora de cocinar? Bueno… para empezar, he de decir que soy un poco nula en la cocina jajaja Nunca me he preocupado mucho de saber hacer un plato u otro, pero prometo cambiarlo porque en un futuro me gustaría ser una mamá que cocina cosas muy ricas a sus hijos! Me gustaría parecerme a mi madre, que cocina verdaderamente bien, os aseguro que su tortilla de patatas está para rechupetearse los dedos! O a mi abuela, que todo lo que sale de sus manos es puro arte.

2. ¿Ingrediente estrella, que nunca te falta? La sal. Sí, es algo super básico, pero soy muy raruna para la sal. Mi madre, por ejemplo, no le echa mucha sal a la comida y mi abuela, en cambio, echa de más. Y qué más… soy una adicta del Ketchup (Heinze, ¡por supuesto!) y del tomate Solís. Mis pizzas van bien cargaditas de salsa de tomate siempre! jejeje

3. ¿Ingrediente tabú, que evitas por todos los medios? El vinagre! Aquí coincido con Marga, odio el vinagre, lo odio con toda mi alma!

4. ¿Cuál es tu plato favorito? No me gustan las cosas complicadas. Las patatas fritas con huevos me encantan y la pasta con atún me chifla.

5. ¿Y para cocinar? Las pizzas. En casa, siempre las hago yo, soy muy raruna y sé que cantidad de queso fundido me gusta o cuánto bacon o aceitunas me apetece poner.

6. ¿Thermomix o cazuela de barro? No suelen llamarme la atención los robots de cocina, la verdad. Creo que todo sabe mucho mejor en una cazuela!

7. Utensilio de cocina sin el que no puedes pasar. ¡Mi madre! Jajaja, ¡es broma! Pues no sabría decir… cocino muy al tuntún, todavía no me he convertido en una de esas personas que disfruta cocinando (pero espero hacerlo muy pronto)

8. Si hay que elegir: ¿carne o pescado? Mmm…. difícil elección! Me gusta la carne, pero soy más de pescado. Soy gallega, ¿qué queréis? jejeje

9. ¿Cuál es tu restaurante favorito? Cerca de mi ciudad hay un restaurante italiano que me chifla. Os puedo asegurar que la comida está riquísima, yo siempre me quedo con ganas de más! Siempre me pido una pizza, que las hacen en un horno de leña, y Rubio unos macarrones a la boloñesa que están para chuparse los dedos. Así a lo tonto me ha entrado hambre! jajaja Aunque la verdad es que no soy mucho de restaurantes, me gusta más salir en plan bocateo o tapas, eso me encanta!

10. ¿Qué prefieres, dulce o salado? Salado.

11. ¿Tienes alguna receta pendiente por hacer, algo especial que te apetezca y aún no hayas tenido ocasión de preparar? Pues de todo. Como ya os he dicho, apenas cocino y la verdad es que tengo muchas cosas pendientes por hacer! 🙂 Para empezar, me gustaría hacer una lasaña tan rica como la de mi madre 🙂

Y aquí van mis nominadas:

http://diariodeunamadreingeniera.wordpress.com/

http://unuteroparamialien.com/

http://destrellamamafiv.wordpress.com/

http://estelaysuluna.wordpress.com/

http://quierosermamaya.wordpress.com/

http://yoquierosermama.wordpress.com/

http://mamablogger1.wordpress.com/

http://esperandoamipeque.wordpress.com/

Siento si ya habéis sido nominadas chicas! No os quejéis, tendréis un 2 x 1! jejeje Las preguntas van a ser las mismas, ¿os parece?

Feliz jueves a todas!!!

8 comentarios

Archivado bajo Premios

COLORES Y PEGATINAS

Hace unas semanas, víctima de un momento un poquitín malo después de mi segundo negativo, una idea diferente comenzó a arañar en mi interior para abrirse paso hasta mi cabeza. Tenía que ponerme manos a la obra, hacer cualquier cosa que me hiciese sentir útil en la búsqueda (un tanto infructuosa) de mi bebé. Necesitaba sentir que, aunque no estaba en mi mano obligar a que los tratamientos funcionasen, podía involucrarme en otro proyecto que me acercase más a ese chiquitín travieso que todavía no he conseguido convencer de que se quede con nosotros.

Así que pensé en diseñar, pintar y escribir un libro con historias, poesías, dibujos, pegatinas, fotos y frases que me han servido de ánimo para que, algún día, comprenda lo muchísimo que lo queríamos sus papás incluso antes de conocerlo y lo mucho que luchamos para tenerlo con nosotros. Sé que puedo darme el batacazo del siglo si las cosas no salen como yo espero, pero al menos siento que formo parte de algo, que contribuyo (mínimamente y con lápices de colores) con esta lucha tan agotadora.

He comprado un cuaderno con hojas lisas en el que poder pintar y colorear a mi gusto, colocando pegatinas por aquí y por allá, volcando toda mi ilusión y mi cariño en cada trazada.

DSC01785

Buscando en Google, encontré numerosas frases bonitas y positivas, así que no me costó mucho esfuerzo repetirlas en la hoja de papel mientras miraba la pantalla del ordenador con el fin de que me quedase lo más parecido posible.

DSC01788

Como veis, el mérito no es mío; busco frases y dibujitos, y después los reproduzco en el papel para que queden lo más bonitos posibles. No es un cuaderno indicado precisamente para un bebé, no podría comprender el significado de todo esto; pero sí que me gustaría mostrárselo cuando sea un poquitín más mayorcit@ y que así se haga una idea de lo mucho que significaba para nosotros cuando ni siquiera estaba dentro de mí.

En el fondo, es un proyecto más bien terapéutico, indicado especialmente para mí. Un lugar en el que volcar todas mis ilusiones, mis esperanzas, mis sueños y mis deseos más anhelados. Un lugar en el que ser yo, en el que sentirme libre entre lápices de colores y pegatinas para niños.

DSC01789

Duerme, de Mägo de Oz, una de las canciones que 

estoy deseando cantarte para que te duermas, mi cielo.

Es un poco chapucero porque está hecho a mano y el resultado no es siempre el que a mí me gustaría, pero a Rubio le encanta y está hecho con mucho cariño. Cuando me pongo a pintar y colorear, o a escribir la letra de una canción que le cantaría para que se durmiese, consigo olvidarme de todo por un momento.

Y esto es a lo que me estoy dedicando para sobrellevar las esperas lo mejor posible. La ilusión mueve montañas, ¿sabéis? Y la sola idea de imaginarme mostrándole este cuaderno a mi futuro bebé me devuelve la ilusión que había desaparecido en cierta medida después del segundo negativo. Así que, por ahora, seguiré llenando el librito de páginas repletas de color, dibujos, palabras y, sobre todo, mucho amor.

DSC01787

Besazos y achuches para todas las que me leéis y mis chicas de Twitter, que siempre tienen palabras de ánimo para mí 🙂 Sin vuestro apoyo, todo sería mucho más difícil. Sois las mejores!

17 comentarios

Archivado bajo Cosas de mi mundo

HAY UNA EXTRAÑA EN MÍ

A veces creo que no me reconozco. A veces sospecho que hay una extraña conviviendo en mi interior que desbarajusta mis pensamientos y mis ideas más profundas. Porque a veces, en la gran mayoría de las ocasiones, me siento cambiada, distorsionada, modificada en contra de mi voluntad. Siento que ya no soy la misma y, echando la vista hacia atrás, he llegado a reconocer que me costará mucho esfuerzo ser la persona que era antes: despreocupada, ingenua, soñadora… incluso más feliz, menos triste.

Estos últimos días (o semanas) no han sido fáciles para mí. En el fondo de mi ser, sabía que me pasaría factura el no haber derramado ni una sola lágrima después de mi segundo negativo. Soy una persona muy emocional, me cuesta horrores controlarme y cuando tristemente comprendí que no llegaría a la beta, fui incapaz de llorar. Ni una sola puñetera lágrima. Ese día me transformé en una persona fría como el hielo, distante, cubriéndome de una capa de indiferencia que consiguió hacerme sentir que el dolor no era mío, que la situación no iba conmigo, que todo el asunto de la infertilidad me resbalaba completamente. ¿Otro negativo? Bah, qué más da. ¿Todas mis ilusiones al cubo de la basura? ¡Pues que se vayan! ¿Y qué vas a hacer ahora, bonita, vas a llorar hasta quedarte sin lágrimas? Que le jodan, ni siquiera me apetece venirme abajo.

Al menos, eso pensaba yo. Los días posteriores al negativo los viví como si no hubiera pasado nada. No me apetecía pensar en el tema, lo último que me apetecía era trazar un nuevo plan de ataque. Qué más da. Y conforme han pasado los días, una sensación muy incómoda se ha ido instalando dentro de mí. Una sensación de miedo brutal, de desazón, de dolor inmenso por lo que pueda pasar. Tengo que reconocer que la ilusión con la que comencé la búsqueda de mi bebé ha desaparecido en cierta medida. Yo empecé esta dulce búsqueda pensando que las cosas serían mucho más fáciles, que sería cuestión de tiempo que nuestro pequeño llegase a nosotros; sin embargo, dos años después, la sensación que describe esta situación es totalmente amarga.

Aunque me duela, tengo que reconocer que el segundo negativo me ha hecho mucho más daño que el primero. En mi primera IA negativa lloré hasta quedarme sin fuerzas, descargué toda mi impotencia y mi dolor en cada lágrima derramada y pasados unos días, el dolor se fue mitigando hasta convertirse en una espinita clavada en mi corazón malherido. Pero esta vez ha sido diferente, el cuerpo no me pedía desahogarme, me exigía quedarme como estaba sin mostrar reacciones. Ese muro que he levantado torpemente para protegerme me ha pasado factura porque desde entonces arrastro una losa incómoda y pesada que me acompaña en mi día a día sin poder evitarlo. Y cuando menos me lo esperaba, cuando creía que ya no pasaría, me he encontrado llorando en la soledad de mi cuarto, mirando a través de la ventana caer la lluvia mientras la niebla bajaba lentamente desde la parte más alta de las montañas. Y así, en silencio, admirando la belleza de mi alrededor, yo me descomponía en lágrimas llenas de dolor, frustración e impotencia. La peor de las lágrimas.

He explotado. Demasiado tiempo reteniendo en mi interior sentimientos que se me atragantaban en la garganta. Demasiado tiempo soportando un dolor incomprensible en mi pecho. Demasiado tiempo fingiendo ser alguien que no soy, engañándome a mí misma de que el segundo negativo tampoco dolía tanto.

Y del mismo modo que sé que no me encuentro en el mejor de mis momentos, sé que resurgiré de mis cenizas para afrontar un nuevo proceso con la mejor de mis sonrisas. A pesar de las circunstancias hay que ser positivos y enfrentar los miedos. No es fácil, pero voy a intentarlo. Quiero intentarlo.

Tengo muchas esperanzas depositadas en nuestra inminente FIV, puede que sea la solución idónea para nosotros y por fin podamos sentir que esta pesadilla ha llegado a su fin. De todas formas, prefiero ser precavida y dar pequeños pasos; decidida pero con los pies en la tierra.

Y, algún día, puede que todo esto sólo sea un recuerdo de la lucha más intensa de toda mi vida.

Seguiremos intentándolo volcando nuestra ilusión en cada intento porque creo firmemente que ese bebé cada vez está más cerca de nosotros. Te esperamos, mi cielo, no puedes imaginarte con cuánto anhelo.

Duerme, duerme, aquí estaré,

las nubes serán tu colchón.

Que ni el viento ni la brisa te dejen

de acariciar, pues tú eres mi DON.

Duerme, duerme…

Te quiero, tesoro. De un modo que hasta duele.

9 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad

MOMENTO DE TOMAR DECISIONES

El pasado lunes 29 de septiembre, el día en el que debería haber sido mi beta, acudí a la clínica citada por mi doctora para tratar el tema de las IA’s negativas. La consulta fue muy amena, es una doctora joven y sonriente que ha conseguido empatizar y encajar conmigo a las mil maravillas, y no dudé ni un segundo en trasladarle todas mis dudas y temores.

Ella comenzó disculpándose por mi negativo (evidentemente no es culpa suya, pero se disculpó de verdad y sus palabras parecían realmente sinceras), me dijo que lo sentía mucho y que le dolía ver que las cosas se complicaban para una pareja joven como nosotros. Le agradecí sus palabras y le pregunté qué es lo que se supone que tenemos que hacer ahora. Ella me habló de una tercera IA, me comentó que en la clínica suelen recomendar tres IA y que si éstas resultan ser negativas, entonces es cuando te derivan a una FIV. Por supuesto, me recordó que ella sólo me está aconsejando y que la decisión es totalmente personal y que depende de nosotros hacer una cosa u otra. Me habló también de realizar una tercera IA inyectándome más cantidad de hormonas para así inseminarme con varios folículos, todo lo contrario a las dos veces anteriores en las cuales conseguí un folículo dominante gordito y precioso. Y si esta tercera IA tampoco funcionaba, cambiarnos a FIV – ICSI.

Por un momento pareció convencerme porque la idea de una tercera IA con mayor medicación no me pareció tan descabellada. Sí, me apetecía intentarlo una vez más, realizar una tercera vez una técnica sencilla antes de meterme en palabras mayores. Una tercera IA rondaba por mi cabeza y estaba decidida a someterme a ella. Pero entonces me paré a pensar y otras ideas aplastaron mi entusiasmo.

– ¿Y si tampoco lo consigo con esta IA? Tendría que someterme igualmente a una FIV, ¿verdad? Vamos, que habré perdido el tiempo y también dinero-le dije.

– Sí, así es. No puedo prometerte ni asegurarte que una tercera IA sea la definitiva. Si no funciona, os derivaría a tu marido y a ti a una ICSI. La decisión es tuya, piénsatelo unos días y me dices, ¿de acuerdo?

He dudado muchísimo, lo he pensado otro tanto, pero al final creo que ya hemos tomado una decisión. Por mi parte, las IA’s me resultan muy duras y me desgastan bastante psicológicamente hablando. Ese porcentaje tan escaso de posibilidades de éxito no me parece suficiente para las grandes ilusiones que he depositado en ese tratamiento. No me apetece, sinceramente, volver a pasar por otra. Por la parte de Rubio… él no le ha dado muchas vueltas al tema. Un 50% de posibilidades de una ICSI frente a un 20% de una IA, los números hablan por sí solos. Después la naturaleza también tendrá algo que decir y nunca se sabe lo que puede llegar a pasar, pero al menos jugaríamos con un porcentaje de éxito considerablemente mayor.

¿Que por qué una ICSI? La doctora me ha dicho que es la técnica que se recomienda (además de otros casos) en casos de haber probado varias IA’s y no haberlo conseguido. Estoy muy contenta y con muchas ganas de empezar, pero a la vez no puedo evitar sentir miedo por lo que pueda pasar.

Antes de ponernos manos a la obra, la doctora me ha pedido un nuevo análisis de hormonas para medir otra vez mi FSH, LH, TSH y prolactina y ha incluido dos aspectos nuevos que nunca me habían mirado hasta ahora: el índice de insulina y glucemia. La verdad es que siento curiosidad por saber el resultado de estos últimos, en especial porque están relacionados con el SOP y aunque a mí me han diagnosticado el SOP hace varios años, nunca me han realizado ninguna prueba para comprobar la resistencia a la insulina y esas cosas. Así que toda prueba es buena para descartar futuros problemas y comprobar que todo funciona más o menos bien (todo lo bien que se puede teniendo ciclos irregulares y falta de ovulación, por supuesto).

Con la próxima regla me haré las analíticas y si todo está bien, quizás en noviembre podamos comenzar a recorrer este nuevo camino que nos acerque un poquito más a alcanzar nuestro sueño.

Mil gracias a todas por vuestros comentarios de ánimo, por vuestro interés permanente y por el cariño que me hacéis sentir a pesar de leeros a través de una pantalla de ordenador. Sois increíbles, todas y cada una de vosotras, no lo olvidéis nunca!

12 comentarios

Archivado bajo Cosas de la infertilidad, Inseminación Artificial

LA INFERTILIDAD Y YO

Siempre he sido una soñadora. Sí, soy de esas personas que sueña despierta constantemente. Bueno, en realidad, lo era. Uno de los aspectos que la infertilidad ha cambiado en mí es mi espíritu soñador. Lo sigo teniendo, pero en menor medida. Sueño y sueño que mi deseo se haga realidad, pero me he dado cuenta de que esto no es coser y cantar, no es llegar y salir victoriosa; esto es mucho más: incertidumbre, miedo, dudas, lágrimas…

Me gusta poner la música a todo volumen cuando estoy sola en casa y cantar hasta quedarme sin voz. Siempre hago reír a mis amigas, ellas se lo pasan pipa conmigo. Me chifla pasar tiempo con mis peludetes, ellos son mi vida entera! Les hablo como si pudieran entenderme y me muero de risa cada vez que hacen algo gracioso (que suele ser muy a menudo!). Me encanta salir a cenar fuera con mi marido, pasar tiempo con él y reírnos a carcajadas hasta que me duele el estómago. Esa, en esencia, soy yo. Esos días soy yo, la de siempre, la chica soñadora que habla con sus perros y se ríe por cualquier cosa. Y, otros días, ni siquiera me reconozco.

A ratos creo que no soy la misma, que he cambiado. Hay días en los que me siento absolutamente perdida y aterrada, buscando la salida de un problema que no sé si tiene un final feliz. Lucho contra algo que jamás imaginé que me pasaría. La infertilidad ha trastocado tanto mis planes que me encuentro a la deriva, desorientada y terriblemente asustada. Creo que siempre he sabido que quería ser madre, había algo en mi interior que me decía que eso era para mí, que me encontraría como pez en el agua entre pañales, noches sin dormir y un bebé en mis brazos. Supe, desde muy pronto, que ser mamá lo sería todo para mí y ahora me encuentro aterrorizada por si nunca lo consigo.

Rubio no lo tenía tan claro como yo. Sí, él quería ser padre, pero no tenía tanta prisa como yo. A medida que fueron pasando los años, vi ese cambio que se estaba gestando en él: jugaba con los niños, les escuchaba, les hablaba, se lo pasaba en grande con ellos. Y supe que él también se moría por ser papá. Y su deseo es tan grande, su ilusión es tan gigantesca, que cada noche me acuesto con el dolor de saber que, por ahora, no puedo darle lo que tanto desea. Y esa es la puñetera verdad: nuestro bebé no llega y yo le veo sufrir. Sufre por mí, sufre por nosotros, sufre porque no siempre puede detener mis lágrimas, sufre por lo que nos está pasando y no lo puede solucionar.

La infertilidad es una mierda, de las grandes y de las gordas. Modifica todos los aspectos de tu vida, dejándote dolorida y asustada como no lo habías estado jamás. Antes me encantaba tener a los bebés en mis brazos, era una de esas locas que siempre ponía caras graciosas a los niños cuando no miraban sus madres. Ahora intento no hacer esas cosas. No me malinterpretéis, de verdad, no soy una persona maligna y despreciable. Simplemente no me gusta sufrir. Me duele en el alma ver lo que yo no puedo tener, de modo que intento pasar el menor tiempo posible rodeada de niños por mi bien. Es como una coraza, un muro que he levantado a mi alrededor para protegerme y no sufrir más de la cuenta. Por alguna extraña razón, a los niños les encanta pasar tiempo conmigo y aunque no puedo evitar mirarles con una ternura desmedida y un cariño infinitos, siempre siento un pinchacito en mi corazón que me advierte de que me ponga en guardia, de que no haga desaparecer mi coraza con tanta rapidez.

No poder ser mamá es lo peor que me ha pasado jamás. Lucho contra algo que no sé si podré derrotar algún día. Muchas veces me pregunto: ¿Qué he hecho para merecer esto? ¿Por qué nosotros?, pero esas preguntas nunca tienen respuesta. Es algo que me ha tocado vivir y punto, no puedo darle muchas vueltas.

Las dos IA negativas a las que me he sometido me han hecho mucho daño. Deposité en ellas todas mis ilusiones, todos mi sueños, mis deseos más profundos… y los de Rubio también. Pero la infertilidad se ha encargado de ponerme los pies en la tierra, de hacerme ver que esto no es tan fácil como yo me pensaba. Y ahora, descontando el tiempo para comenzar la FIV, siento que estoy muy asustada. ¿Funcionará? ¿Se cumplirá mi sueño por fin?

Sé que con Rubio a mi lado puedo hacer frente a cualquier cosa, pero no me gustaría quedarme sin fuerzas antes de llegar al final. No voy a rendirme hasta tener a ese bebé entre mis brazos, lucharé lo que sea necesario y aunque todo sea tan difícil no dejaré de pensar que algún día lo conseguiremos.

No dejaré de buscar ese bebé tan especial porque sé que a su lado está nuestra felicidad más absoluta.

Te esperamos, mi cielo.

15 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad