Archivo de la etiqueta: detalles

ENCONTRANDO LA PAZ

Mañana cumplo 15 semanas. Quince semanas de miedos, de inseguridades, de esperanza, de ilusión, de amor desmedido y, sobre todo, de un instinto de protección hacia mis luceritos que no había experimentado jamás.

Me he dado cuenta de que, poco a poco, he ido recuperando la personalidad que me habían arrebatado los tratamientos y la infertilidad. No me malinterpretéis, siempre seré infértil y jamás olvidaré el camino que he recorrido para llegar hasta aquí, pero desde que estos dos chiquitines están dentro de mí me ha embargado una paz que hacía mucho tiempo que no sentía.

Los embarazos ajenos ya no tienen ese efecto tan devastador en mí, ni tampoco ver barriguitas y bebés preciosos por todas partes. Vuelvo a sonreír, vuelvo a recuperar mi antiguo yo, vuelvo a bromear y estoy deseando hacer planes a todas horas con mis amigas ahora que el reposo absoluto ha desaparecido de mi vida. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien. Me había acostumbrado tanto a estar triste que ya no recordaba lo bien que se siente una consigo misma cuando está en paz con todo lo que la rodea.

Y, con mucha cautela, me estoy permitiendo disfrutar.

DSC01796

Regalitos super cucos de amigas increíbles y mi Rubio encantador

Después de los sangrados y la recomendación del reposo absoluto, no pude salir de casa durante poco más de 5 semanas. Mis mejores amigas nunca me dejaron sola, me visitaban todas las semanas y me hacían reír con sus anécdotas de trabajo y cosas así, hacían cualquier cosa por verme sonreír. Cuando cumplí 10 semanas, me regalaron este álbum de recuerdos tan mono (bendito Mr Wonderful!). Me pareció realmente bonito, hojeé las páginas pero no me atreví a escribir nada en él. No podía, me daba auténtico pavor ilusionarme con algo así y, aunque se lo agradecí mucho, lo guardé en un cajón hasta que fuese capaz de decorarlo con ecografías y demás recuerdos.

DSC01799

Es un álbum realmente precioso repleto de frases molonas

Ahora, por fin, creo que ha llegado el momento de animarme a completarlo muy poco a poco. Los miedos e inseguridades siguen ahí, pero os prometo que lo hacen en proporciones realmente pequeñas.

Rubio, que es una persona mucho más positiva que yo, siempre ve el vaso medio lleno y una mañana me obsequió con esta monada:

DSC01797

DSC01798

Mi Solete y mi Lunita, ¿verdad que son preciosos?

Toca hacerse a la idea de que en unos meses dos pequeñajos llenarán nuestro mundo de alegría y amor incondicional y se animó a comprar dos chupetitos, los que más le llamaron la atención 🙂 A mí me encantan y los guardo como si fueran un auténtico tesoro!

Así que por fin puedo gritar a los cuatro vientos que esta menda está disfrutando a tope de esta etapa tan increíble, ilusionándome pensando en ellos y perdiendo el miedo a pasos agigantados.

Como dice Super Mamá: “Lo malo quedó atrás, ya es hora de vivir ilusionada y sin miedos por lo que va a venir”.

Tiene toda la razón, ¿no es cierto? 🙂

28 comentarios

Archivado bajo Segundo Trimestre

EL PODER DE LA RISA

sonrie volatil

Estos últimos días había escrito varias entradas que finalmente decidí eliminar antes de ser publicadas. No acababa de gustarme el tono melancólico y negativo que había al final de cada palabra. No quería escribir un post larguísimo en el que el sentimiento predominante fuera el miedo y la decepción. Así que borré todas y cada una de las entradas que había escrito hasta hoy.

Estas últimas semanas no han sido fáciles para mí. Desde que recibí el negativo el día de la beta, mis días han sido una sucesión de angustia y monotonía que comenzaban a hartarme hasta a mí. Me sentía desdichada, me revolcaba en mi propia tristeza y no encontraba motivos para sonreír. En la calle sólo veía cochecitos, madres con sus hijos, bebés, bebés y más bebés… Y yo no dejaba de pensar: ¿y cuándo me tocará a mí? He de reconocer que el negativo me afectó más de lo que yo me habría imaginado. Pensé que lo aceptaría y continuaría hacia adelante con más fuerzas si cabe, pero consiguió volverme vulnerable y tristona, unas características que no me definen para nada, así que me sentía una extraña dentro de mí misma. Para colmo, Rubio estaba trabajando fuera del país y su ausencia no ayudaba a mejorar mi estado de ánimo.

Pero, por fin, conseguí salir a la superficie. Sí, abandoné ese pozo de amargura y malos pensamientos en el que me había quedado atrapada desde el día de la beta. ¿Que cual ha sido la solución? La risa. Sí, sí, la risa. Los buenos momentos compartidos entre amigos y mi Rubio favorito, partiéndonos de risa y disfrutando de un fin de semana genial. Reconozco que en cuanto Rubio pisó el “Reino de las Lluvias Perpetuas” (mi querida Galicia, no nos das tregua ni en agosto!) mi estado de ánimo mejoró casi en un noventa por ciento. Lo necesitaba muchísimo y en cuanto estuvimos juntos me sentí como nueva, fue como un soplo de aire fresco para mí. Hemos pasado un fin de semana rodeados de buenos amigos, saliendo a cenar, disfrutando de unas tapas en una terracita, pasando la tarde a remojo en el río, chupándonos los dedos con la increíble barbacoa que Rubio preparó en un pis pas el sábado por la noche, paseando por las fiestas de nuestra ciudad y sacándole partido a nuestra piscina, que la pobre últimamente ha estado abandonada por el tiempo nublado y nada veraniego. Pero con la llegada de Rubio no sólo apareció una sonrisa perpetua en mi rostro, sino una oleada de calor que nos permitió disfrutar como niños pequeños de los pequeños placeres que nos rodean.

frases-motivadoras

Así que se acabaron los días grises para mí, no quiero sentirme apagada y decaída como si se acabara el mundo. Una actitud buena y positiva durante los tratamientos de reproducción asistida facilita el proceso, así que desde hoy arrojo al cubo de la basura los malos pensamientos, las ideas negativas, el miedo, las dudas y todo lo malo que me ha acompañado estos días. Sé que es inevitable sentir miedo, pero intentaré mantenerlo a raya lo mejor que pueda. Y las dudas sé que siempre estarán ahí, pero intentaré acallarlas con pensamientos positivos. Rubio siempre consigue despejar mis dudas y hace desaparecer mis miedos con una sola de sus sonrisas. Él es así, no se deja llevar por el pánico o la angustia. “Sé que esto va a salir bien, simplemente lo sé. Antes o después lo conseguiremos”, me dice cuando menguan mis fuerzas.

Si alguna vez alguien me preguntara qué es lo más importante a la hora de soportar un Tratamiento de Reproducción Asistida, os diría que escoger bien al futuro papá. La búsqueda de Canica ha otorgado un nuevo nivel a nuestra relación, uniéndonos todavía más, apoyándonos el uno en el otro, soportando malos momentos juntos y disfrutando de las pequeñas cosas que nos ofrece la vida. He aprendido a apreciar los pequeños detalles, algo que antes de comenzar los tratamientos no apreciaba tanto como ahora. Hoy en día, adoro salir a pasear con mis peludetes y pasar tiempo infinito con ellos. Me encanta disfrutar de una buena comida en el jardín con mi familia, pasar un rato divertido en la piscina, pasar mucho tiempo con Rubio y descubrir lugares nuevos juntos (aquí en Galicia siempre hay algo nuevo que ver!), amortizar cada momento vivido y pensar que, tal vez, muy pronto podamos cumplir nuestro sueño. Porque ese bebé es la última pieza que falta para completar nuestro puzzle hacia la felicidad. Pero mientras esa pequeña pieza no aparece, no quiero perderme a mí misma, quiero disfrutar de todo cuanto me rodea, atesorando cada momento, exprimiendo cada detalle.

Creo que es lo mejor que puedo hacer, una decisión que me ayudará a sobrellevar todo esto, ¿no creéis?

P.D.-. Después de la aparición de la de Rojo, acudí a la clínica para realizar una nueva ecografía. Mi segunda IA ha tenido que esperar porque la Gine me ha encontrado un quiste residual como resultado de la estimulación de la IA anterior, así que ahora mismo me encuentro tomando la píldora para hacerlo desaparecer o, en su defecto, conseguir que se haga más pequeño. El próximo 22 de agosto vuelvo a la clínica y entonces sabré si ese quiste molesto e inoportuno se ha ido a tomar viento o si, por el contrario, debo seguir con la anticonceptiva quince días más. Os mantendré informadas! 

10 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos, Cosas de la infertilidad