Archivo de la etiqueta: pequeña canica

CARTA A CANICA

Hola, bebé:

Soy yo, mamá. O, al menos, espero serlo algún día. En días como éstos te siento muy lejos de mí, incluso demasiado como para intentar imaginarte. Todavía no comprendo porqué esto se está poniendo tan complicado ni porqué no puedo tenerte, pero espero poder volver la vista atrás algún día y pensar que estos malos momentos merecieron la pena.

Cada vez siento que me alejo más de ti y aunque intento correr con todas mis fuerzas hacia ti, tú desapareces poco a poco a medida que me voy acercando. Supongo que no poder tenerte me está matando. Supongo que el miedo a no tenerte nunca me deja bloqueada. Supongo que el terror a perderme a mí misma en esta búsqueda me deja sin respiración. Pero no son suposiciones, es una realidad innegable.

Me gustaría que supieras que no dejo de buscarte, de soñarte, de imaginarte, y aunque en días como hoy me fallen las fuerzas, prometo reponerme muy pronto y volver a la carga.

Me pregunto si algún día podremos conocernos al fin, contemplar tu carita preciosa, oler tu piel, sentir tu cuerpecito caliente junto al mío mientras lloras desconsolado recién llegado al mundo. Me pregunto si algún día podré vivir esa experiencia. Me pregunto… Me pregunto tantas cosas que me quedo sin respiración.

Siento que ésto se haya complicado tanto. Siento tener que luchar tanto para tenerte. Siento que no estés aquí, conmigo y con papá, haciéndonos sentir las personas más afortunadas del mundo. Siento que nos haya tocado vivir esto, que las cosas sean tan difíciles. Siento ser tan negativa a veces.

Seguiremos buscándote, mi chiquitín. Confía en nosotros, por favor. Cree en nosotros. El camino es largo, pero llegaremos. Prometemos darte lo mejor de nosotros, demostrarte cada día lo mucho que te deseábamos en nuestras vidas. Nunca te sentirás solo, mi bebé. Nosotros siempre estaremos aquí para ti. Porque  papá y mamá ya te quieren incluso antes de conocerte.

Te esperamos, mi cielo, no sabes con cuánto anhelo.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Caóticos pensamientos

ME GUSTARÍA DECIRTE QUE…

Imagen

Me gustaría decirte tantas cosas que las palabras se me rompen en la garganta. Canica, quiero que sepas que papá y mamá no dejan de buscarte, que cada paso dado es un paso más cerca de ti, que aquí estamos esperándote, deseando que pongas patas arriba nuestras vidas.

Me gustaría contarte lo increíble que es papá. Tu papá. Él siempre estará dispuesto a apoyarte, a emprender cualquier aventura alocada contigo o, simplemente, tenderte su mano cada vez que lo necesites. Porque él está deseando conocerte, Canica. Cada día lo veo más ilusionado, más motivado, con más ganas de luchar. Él quiere quererte, amarte, demostrarte que tú estás hecho para nosotros. Es una persona increíble. Y te sentirás tan orgulloso de poder decir: “Él es mi papá”. ¡Él siempre sacará tiempo para jugar contigo! Porque, en realidad, tu papá es un niño grande, ¿sabes? Jugará contigo a la pelota o a las casitas, ¡a lo que tú quieras! Y verás cómo te sonríe, cómo se le llena el alma cada vez que le cojas la mano, cada vez que te quedes dormido entre sus brazos, haciéndole sentir vulnerable.

Y cuando te vea por primera vez, cuando contemple embobado tu cara preciosa y dulce, se enamorará tan perdidamente de ti que no sabrá cómo ha podido vivir hasta ahora sin alguien como tú. Y, cuando le conozcas por fin, mi Canica, sabrás de lo que hablo. Porque él ya te quiere incluso antes de que existas. Y, créeme cuando te digo, que él siempre estará aquí para ti.

Me gustaría hablarte de lo mucho que deseamos que estés con nosotros. Me gustaría decirte que hemos aprendido a cambiar lágrimas por sonrisas, malos momentos por cenas fueras de casa, enfados tontos por bromas aún más tontas. Aquí todo te está esperando!

Me gustaría hablarte también de tu mamá. De mí. De la persona en la que me has convertido incluso antes de estar aquí. Tu mamá antes no era tan fuerte como ahora, ni tan paciente, ni tan soñadora. Esas cualidades se las has otorgado tú! Tu mamá a veces está triste porque siente que está haciendo algo mal, en ocasiones se siente culpable de que todavía no estés aquí. Pero en seguida se le pasa cuando papá va a buscarla y la hace reír. Mamá te quiere con todo su corazón, Canica. No será la madre perfecta (ni intentará serlo) pero será la persona que te haga sentir que todo va bien, que eres libre de ser como quieras, que jamás te dará la espalda cuando algo te atormente.

Me gustaría decirte que serás un regalito, un trocito de cielo, mi corazón fuera de mi cuerpo, mi bebé precioso de carita tierna.

Y, mientras, aquí estaré, soñándote cada día. Te quiero, bebé.

“Duerme, duerme, aquí estaré,

las nubes serán tu colchón.

Que ni el viento ni la brisa te dejen

de acariciar, pues tú eres mi Don.

Duerme, duerme…”

Deja un comentario

Archivado bajo Las personas de mi vida