Archivo de la categoría: Primer Trimestre

13 SEMANAS: VOLVIENDO POCO A POCO A LA NORMALIDAD

El tiempo pasa muy despacio durante los peores momentos: las esperas entre pruebas, tratamientos fallidos, la incertidumbre de lo que vendrá a continuación… He vivido todo eso, cada etapa, cada sensación, cada sentimiento que se atraganta en la garganta.

Ahora el tiempo vuela, quizás más rápido de lo que me quiero dar cuenta. He cumplido 13 semanitas de embarazo, todavía me cuesta creer que soy yo la que escribe estas líneas.

El reposo absoluto es cosa del pasado. En la eco de las 12 semanas (donde vi a mis bebés moverse y abrir las manitos a modo de saludo) no había rastro del hematoma, lo que nos hace pensar que finalmente se ha reabsorbido gracias a no despegar el trasero del sofá durante más de cinco semanas. En ese aspecto me he sentido realmente aliviada, necesitaba saber que ese obstáculo había desaparecido, que el reposo absoluto estaba sirviendo de algo. Me han recomendado una vida normal pero muy tranquila, sin esfuerzos ni nada por el estilo, pero al menos puedo moverme y dar pequeños paseos, que ya es algo 🙂 Y os aseguro que sabe a verdadera gloria!

Los peques están muy bien, creciendo mucho para tranquilidad mía; no dejan de asombrarme en cada ecografía, donde los veo cada vez más formaditos, abriendo y cerrando sus manitos, estirando las piernecitas y pegando botes sin parar. Me he declarado fan incondicional de las ecografías de mis bebés, me quedo embobada mirándoles, sonriendo feliz al verles tan llenos de vida.

A veces me parece increíble estar viviendo estos momentos… Hace un año no estaba segura de poder vivir esta experiencia tan increíble. “Todo llega”, suele decir Super Mamá, y ahora sé que es verdad.

Así que si tú que me estás leyendo estás pasando por un mal momento tras un negativo, si te sientes perdida y no sabes qué camino tomar, si desconoces si la fuerza te acompañará en todo este proceso… deja que te diga que eres más fuerte de lo que crees, que yo estaba como tú, perdida y sin saber hacia dónde ir, pero créeme que tarde o temprano encontramos el camino acertado. Lucha, lucha hasta que pienses que no puedes más, porque estoy segura de que lo que vendrá después será el mayor logro de nuestras vidas.

Anuncios

25 comentarios

Archivado bajo Primer Trimestre

ALTA EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA

A lo largo de estos años de lucha, reconozco que nunca me imaginé recibiendo el alta en la clínica de reproducción asistida; en especial después del primer negativo de la FIV. Pensé que jamás lo conseguiría, que mi sueño se alejaba cada vez más de mí.

Y ahora aquí estoy, con el alta en la mano, cumpliendo 10 semanas de un sueño hecho realidad. Reconozco que todavía no acabo de creérmelo del todo, pero verlos a través del monitor moverse y tan llenos de vida consigue desterrar poco a poco todos mis miedos.

He visto a mis dos luceritos abrir y cerrar las manitos, estirar las piernecitas, mover la cabecita y menearse como culebrillas dentro de mí. Y eso me llena de vida. Sonrío como una tonta e intento reprimir las lágrimas delante del doctor, embobada por semejante demostración de vida y crecimiento multiplicado por dos.

Y por fin me han dado el alta, felicitándome por el reposo que estoy haciendo que, al parecer, está ayudando mucho en todo este proceso. Me voy de mi clínica agradecida por la confianza que me han transmitido, por el trato humano que me han dado, por animarme a continuar y por haberme ayudado a cumplir mi sueño y el de Rubio. ¡Y por partida doble! No se puede pedir más.

Todavía me quedan unas semanas más de reposo, pero muy a gusto me presto a ello sabiendo que mis peques crecen cada día a pasos agigantados dentro de mí.

Es extraño y mágico este sentimiento. Nunca pensé que podría querer y cuidar tanto a alguien que sólo veo a través de un monitor.

Seguid así, pequeñitos míos, lo estáis haciendo muy bien.

20 comentarios

Archivado bajo Primer Trimestre

8 SEMANAS

Siento el abandono del blog y os agradezco infinitamente vuestra alegría por mí y mis peques; hay toneladas de buena gente en la blogosfera y me siento orgullosa de que parte de esa bondad siempre tenga un huequecito para mí con comentarios bonitos.

Este abandono está totalmente justificado (al menos, a mí me lo parece) y no me parece justo para vosotras que desaparezca sin más sin contaros lo que está ocurriendo.

Mis luceritos están bien, creciendo mucho y latiendo con una fuerza arrolladora. Ya miden 17’5 mm y 16’8 mm; en la última eco parecían dos ositos de gominola de lo más bonitos 🙂 Y aunque ellos estén bien, yo sigo con mis sustos habituales porque he tenido que volver a urgencias por un nuevo sangrado.

Allí vieron un pequeño hematoma que probablemente sea el causante de todo esto, y aunque en la clínica me aseguraron que el hematoma es pequeñito, debo guardar reposo para evitar más sustos y problemas. El objetivo es llegar en las mejores condiciones a las 12 semanas, esperando que con el crecimiento de los mellis el hematoma se reduzca y desaparezca.

Así que aquí estoy, de la cama al sofá y del sofá a la cama sin apenas hacer nada más que leer, ver pelis y transmitirles mucha calma y amor a mis bebés. Me tranquiliza ver lo mucho que han crecido, pero me encantaría vivir esta etapa sin tanto miedo como siento.

Y esa es la razón de que apenas publique nada últimamente. No me apetece coger el portátil y ponerme a escribir de cómo va todo esto cuando no me encuentro en una situación super ideal en la que disfrute al 100% de mi embarazo. Espero que me perdonéis.

Me quedo por aquí y prometo informaros de cada pequeño avance, aunque no escriba tanto como me gustaría. Yo me encuentro bien (exceptuando el malestar, las náuseas y los continuos vómitos) y mis peques crecen a una velocidad maravillosa. He descubierto el significado del amor puro e incondicional, el amor verdadero y la conexión instantánea entre una madre y sus bebés. Cada vez que les veo en el monitor, latiendo con fuerza y cómodos en mi interior, me enamoro un poquito más. Se me llena el cuerpo de vida, respiro hondo y me siento afortunada de poder vivir este momento. A pesar de los contratiempos, no puedo dejar de sentirme realmente afortunada por albergar en mi interior dos pequeñas vidas que han decidido agarrarse bien fuerte para poner mi mundo patas arriba.

Seguid así, luceritos, ya me habéis demostrado lo fuertes que sois y lo decididos que estáis de quedaros conmigo y con papá. Prometo cuidaros, siempre, con todas mis fuerzas. Os amo, tanto tanto que incluso asusta.

15 comentarios

Archivado bajo Mi FIV/ICSI, Primer Trimestre